Con la llegada de los nuevos iPhone 8, 8 Plus y X, la compañía también ha lanzado su nuevo sistema operativo iOS 11. El software está pensado para mejorar las características de todos los teléfonos móviles compatibles de la compañía, pero especialmente está optimizado para sacar todo el rendimiento posible a los últimos smartphones de la marca.

Sin embargo, la actualización del sistema operativo en teléfonos más antiguos se ha traducido en un agotamiento de la batería mucho más rápido que con iOS 10. La queja la comenzaron los dueños de los smartphones actualizados a través de las redes sociales, sin embargo, ahora un estudio realizado por la empresa de seguridad móvil Wandera ha corroborado que iOS 11 agota mucho más rápida la batería de los iPhones más antiguos que el software anterior.

Wandera ha analizado la decadencia de la batería de 50.000 iPhones y iPads durante 3 días para concluir el cambio en el promedio del gasto energético entre los diferentes dispositivos según el software instalado.

En concreto, la compañía ha determinado que la duración de batería con uso constante bajo iOS 10 se establece en un promedio de 240 minutos, sin embargo, en los mismos dispositivos actualizados a iOS 11el uso se reduce a sólo 96 minutos.

La analista explica que la caída de la vida de la batería en los dispositivos más antiguos es bastante común ya que el nuevo sistema operativo utiliza a menudo más potencia y recursos que los anteriores. Aunque puntualiza que la gestión de iOS 11, diseñado para el iPhone 8 y el iPhone X, ha sido notablemente mayor que otras actualizaciones y entre muchos más usuarios.

Aún así, parece que Apple es consciente del problema y ha sacado una actualización de iOS 11 que solventa poco a poco el problema de desgaste de batería extremo en los modelos más antiguos, sin embargo, no se descarta que en un futuro pueda llegar una nueva actualización del sistema para frenar este alto consumo de batería.

Outbrain