El IX Encuentro de Inversión Colectiva que cada año organizan Deloitte y APD se ha convertido en una de las grandes citas del sector y el de este año ha tenido en los costes de análisis, las cuentas óminibus y en cómo pasar de vender fondos a soluciones de inversiones sus dos centros de atención.

En las últimas semanas muchas gestoras extranjeras se han pronunciado con respecto a uno de los puntos que establece la Directiva Europea Mifid II, cuya entrada en vigor está prevista para 2018: quien asumirá los costes de los análisis que reciben como parte de su proceso de gestión de carteras. Hasta ahora, lo normal es que esos costes se incluyeran en los gastos de operaciones que soportan los fondos y que acaban siendo pagados por los inversores. Pero si algo caracteriza a Mifid II es la trasparencia de comisiones que persigue y por ello a partir de enero obligará a las entidades financieras a facturar por separado los costes de dichos análisis. Ante este cambio en la normativa las gestoras tenían dos opciones: asumir ellas mismas los costes o seguir trasladándoselos a un participe que ahora sí sabrá cuánto está pagando por estos servicios de análisis. La amplia mayoría de las gestoras extranjeras ya ha afirmado que se decanta por la primera opción y que serán ellas las que asuman estos costes de análisis. Entre estas gestoras se encuentran firmas tan conocidas como BlackRock, Vanguard, Schroders, Janus Henderson, Axa IM, JPMorgan AM, Deutsche AM o Allianz Global Investors mientras que otras como Carmignac o Fidelity han optado por trasladar ese coste a los inversores.

En España, las grandes gestoras aún dudan en pronunciarse sobre esta decisión y una prueba de ello se ha visto hoy en el IX Encuetro Nacional de Inversión Colectiva que cada año organizan ADP y Deloitte. A la cita han acudido entre otras las cinco mayores españolas por patrimonio, todas ligadas a grupos bancarios, pero solo una, Bankia, ha dado pistas sobre su decisión al respecto. "Estamos todos analizando este tema porque o sabemos como va a acabar la legislación pero el coste del análisis ha estado siempre en los costes de los fondos y creo que es un coste esencial aunque hasta ahora no tenía una valoración como tal. Nosotros estamos apoyando un modelo mixto en función del servicio y estamos analizando cómo hacer esa división", ha afirmado Rocío Eguiraun, consejera delegada de Bankia Fondos. Ninguna de sus competidoras ha querido pronunciarse sobre el tema y afirman que aún están estudiando lo que harán. Más claras han sido otras gestoras no tan grandes en patrimonio como Credit Suisse Gestión, cuyo director general Javier Alonso ha reconocido que ellos seguirán trasladando ese coste a sus inversores ya que "si no gestoras medianas como las nuestras o pequeñas no lo van a poder asumir y pueden desaparecer si se les quita esa gestión de nicho". Idea en la que coincide Antonio Muñoz, director general de Trea AM: "Para nosotros el gran desafío es el coste de análisis y ahí es donde va a estar el quid de la cuestión ya que puede ser una barrera de entrada a las gestoras boutique". Y es que este punto es tan importante que incluso Ángel Benito, consejero de la CNMV lo ha incluido, junto con las cuentas ómnibus y los cambios en los centros de negociación, como uno de los tres grandes cambios que implica la llegada de Mifid II y ha recordado que el legislador español ha propuesto un cambio en la transposición española con respecto a la directiva europea como que el análisis "sea de pensamiento original, relacionado con la vocación inversora del fondo, que el informe anual recoja información cuantitativa y cualitativa detallada y que si es el fondo el que soporta los costes, este no debe estar ligado al patrimonio".

No en vano, la llegada de Mifid II implica tanta transparencia que supone pasar de un modelo de comisiones explícitas como el actual a otro de comisiones implícitas que no hará sino aumentar la competencia en un sector que se enfrenta a una caída de márgenes que algunos cifran en el 30% debido a los aumentos de los costes regulatorios, tecnológicos y al boom de la gestión pasiva. "Ahora al ser más explícito la transparencia muchos inversores pueden pensar que están pagando más porque no sabe que ya está pagando ese coste de manera implícita", afirma Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión.

Hacia el boom del fondo de fondos

En lo que ha habido mucho más consenso entre las grandes gestoras de mercados es que la llegada de Mifid implicará un cambio en la venta de productos. Ya no se trata de vender fondos sino de vender soluciones, dicen, y ellas tienen claro cómo canalizar esa venta de soluciones: la gestión discrecional de carteras y los llamados fondos perfilados (fondos que invierten en otros fondos), el producto que, según ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco "es el que ha acercado la gestión extranjera al pequeño inversor".

Así, todas las grandes gestoras han contestado que es el fondo perfilado el producto con el que van a enfrentarse a este nuevo contexto de la industria. "Sí se van desarrollar el servicio de gestión discrecional y el de asesoramiento con una diferencia; que se van a ofrecer desde un mínimo más bajo para facilitar el acceso al pequeño inversor", apunta Luis Megías, consejero delegado de BBVA AM. Y de hecho, éste parece que seguirá siendo el camino para que las gestoras extranjeras sigan creciendo en España ya que todo apunta que serán pocos los distribuidores españoles que estén dispuestos a vender producto de tercero para poder seguir cobrando retrocesiones, un asunto que hoy en la jornada apenas se ha mencionado.

Aunque los fondos de fondos apuntan a convertirse en los grandes ganadores de Mifid II, no son los únicos productos que pueden salir ganando con la nueva regulación financiera. En este sentido, Juan Aznar, presidente de Mutuactivos, señala también a los fondos de gestión pasiva con mucho beta y pocas comisiones y a los productos de gestoras boutique como los grandes ganadores en este nuevo entorno. Y eso a pesar de que este año tampoco esas gestoras boutiques han tenido ninguna representación entre los ponentes.

Outbrain