Biniarroca, hotel romántico en Menorca

Menorca está viviendo en un verano que no acaba, y hay que aprovechar los últimos días de su temporada en este precioso hotel rural en Sant Lluis. Biniarroca es heredero de la herencia British que todavía pervive en la isla, y lo apreciamos en el ambiente, la puesta en escena de la mesa y el halo vital de Sheelagh, su propietaria.

Cortesía para los lectores de El Economista que hagan reserva en el hotel directamente, al mejor precio garantizado, sin recurrir a buscadores comisionistas, entre el 6 al 8 de octubre, una botella de cava brut nature y chocolate en la habitación.

Biniarroca aparece en el paisaje del este menorquín como herencia de esa mezcla fantástica de los estilos mediterráneo y británico que dejó el siglo de dominación británica en la isla, un rincón escondido en el campo de Sant Lluis, que de la mano de Sheelagh comparte espacios del pasado -el jardín romántico, la propia casa y más de la mitad de las decoraciones- y espacios contemporáneos -el estilo de su carta del restaurante, la recoleta boutique, surtida con acierto- y ambos están pincelados de detalles que calificaríamos de British, románticos, cool y hasta ad lib.

Ambiente muy personal en la presentación de las mesas del restaurante, en muchos rincones del hotel o la singular piscina, hecha en piedra de marés, donde cuatro vestales en roca rematan las cuatro esquinas. En casi cualquier otro lado podrían quedar regular, pero en Biniarroca, luciendo los mohos pétreos de una edad bien llevada, quedan perfectas, envueltas por buganvillas y trepadoras viejas, entre un suelo de esa piedra local de marés que preside todo el ambiente. Esta es una piscina para el disfrute personal y la privacidad, y las tumbonas casi se esconden bajo las pérgolas. Nosotros casi nos escondemos del mundo en este feudo de la calma y del art de vivre -que la isla también fue francesa-.

La cocina

La mesa de Biniarroca es como Biniarroca toda, una sabia combinación de ayer y hoy, cocina de mercado, recetario menorquín y creatividad de la Casa. Precio medio del cubierto 45 euros.

Actividades

El hotel se encuentra a un paso de Mahón y de su densa historia. No dejes de visitar la Fortaleza de La Mola, el Fort Malborough y el Lazareto, la isla en la que los sospechosos de diversas enfermedades, y especialmente la lepra, hacían cuarentena. El edificio tiene elementos únicos, como la capilla en la que el cura daba misa desde una gran urna acristalada. Playas del este que no debes olvidar son las de Cala Tortuga, en el Cabo de Faváritx (20 minutos a pie) o cualquiera de la costa noreste, entre la bocana del puerto de Mahón y Sant Adeodat. Un enclave espectacular es la Cova d'en Xoroi. De día, bar de copas encastrado en las grutas de un acantilado. Por la noche, una discoteca con devotos en medio mundo.

Accesibilidad

Casi todo el recinto es cómodo para la silla de ruedas. Una habitación con baño adaptado, en el porche de la foto anterior a este párrafo. Otro baño adaptado entre la piscina y el restaurante (piscina sin grúa para silla de ruedas, se requiere ayuda para el baño en ese caso). Acceso sin barreras a habitaciones de planta baja y a parte del restaurante. Señalética braille y relieve en puertas de habitaciones y baños comunes.

En la isla contamos con la lancha accesible Mar sin Barreras, que desde el puerto de Ciutadella propone excursiones por toda la costa menorquina. Permite el acceso de un cliente en silla de ruedas y dispone de un sistema para el baño con un brazo articulado (www.marsinbarreras.com).

El hotel pertenece a NATIVE Red de Hoteles con Encanto y Turismo Accesible que promueve el turismo para todos (www.nativehotels.org).

Visitas en la zona

Casco histórico y puerto de Mahón. Binibeca Vell (recreación de pueblo blanco de pescadores en la costa). Carreras de trotones en el Hipódromo de Mahón. Iglesia de Santa María, con uno de los mejores órganos de España. Monumentos megalíticos (Trepucó, Talatí de Dalt y otros destacados).

Productos típicosEnsaimadas mallorquinas y menorquinas, queso Mahón, sobrasada local, vinos, licores de hierbas de la destilería Xoriguer. Abarcas artesanas, el producto más exportado de la isla. Nos gustan especialmente las de Nagore en el puerto de Ciutadella y las que se hacen de forma artesana cara al público en el muelle de ferries del puerto de Mahón, donde tú eliges la piel entre cientos de posibilidades y te hacen la abarca en el momento.

TarifasHabitación doble de 120 a 210 euros según temporada.
Junior suite, de 240 a 350 euros.

Biniarroca Hotel & Restaurant
Cami Vell, 57
Sant Lluis (Menorca)
971 150 059
hotel@biniarroca.com
www.biniarroca.com
Web accesible: https://www.nativehotels.org/hotel/biniarroca-boutique-hotel-restaurant-menorca-es/