Una vez más, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), salió al paso para defender el programa de estímulos de la máxima autoridad monetaria de la eurozona.

En una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, el banquero italiano aseguró que son conscientes de que "se necesita aún un nivel muy sustancial de política monetaria acomodaticia para que el camino al alza de la inflación se materialice".

Durante los últimos meses, los economistas han empezado a especular sobre el camino que seguirá para retirar sus estímulos y el mercado ha comenzado a retrasar su expectativa de subida de tipos: ya no se espera hasta la última reunión del año que viene y los analistas aún la aplazan hasta dentro de dos años.

En cualquier caso, el presidente del BCE se ha mostrado "convencido de que la inflación en algún momento llegará a los niveles en los que fijamos nuestro objetivo". Y es que el mandato del BCE pasa por mantener la inflación en un nivel por debajo, pero cercano, al 2%.

Se corta la subida del euro

Uno de los principales protagonistas en el mercado durante la jornada del lunes fue el euro. La divisa común ha sufrido un frenazo tras las elecciones en Alemania. En su cruce frente al dólar, el euro ha llegado a caer un 1%, hasta los 1,184 billetes verdes por cada euro en las últimas horas. Por técnico, en caso de perder los 1,18 podría buscar los 1,155 dólares, según explica Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

A pesar de la victoria de Angela Merkel, el resultado de los comicios pone una piedra en el recorrido alcista de la moneda de la eurozona, que aún acumula una revalorización del 13% en lo que va de año.

Desde su nivel más alto de 2017, marcado en 1,204, el euro retrocede un 1,6% frente al dólar y ahora los analistas dudan de que pueda seguir mostrando la misma fortaleza. "El resultado de Alemania supone una contrariedad para el proceso integrador que parecía abrirse camino en los últimos meses. El 1,2 visto en el cruce con el dólar supone un techo, ya que los argumentos que venían sosteniendo la tendencia reciente han quedado, en gran medida en entredicho", señala Alex Fusté, economista jefe de Andbank,

No obstante, los expertos no creen que pueda volver el temor a una ruptura de la divisa. "Alemania siempre ha sido la clave para la estabilidad del euro y no creemos que esto cambie con las elecciones. En las próximas semanas surgirán dudas y la incertidumbre estará presente hasta la formación del nuevo Gobierno, pero pensamos que el impacto en los mercados será limitado y que en poco tiempo volverán a centrar su atención en los fundamentales", señala Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable de Deutsche Bank en España.

Outbrain