Webs falsas y fraudes en Internet, los peligros a los que se enfrenta el eCommerce

El 60% de los cibernautas se ha visto involucrado en una de estas situaciones

Nadie duda de que Internet goza actualmente de una enorme presencia en el día a día de cualquier persona. Desde reservar billetes de avión, comprar entradas de cine o adquirir libros o prendas de ropa, cualquier acción de esta índole implica, en la gran mayoría de los casos, un pago online por adelantado.

No obstante, esto conlleva exponerse a ciertos riesgos, ya que el eCommerce es la vía más habitual de fraude online en España, según apuntan desde el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

Sin embargo, en primer lugar, conviene explicar a qué se denomina realmente fraude online; según el Servicio de Prevención de Fraude (Sepfra), es la utilización de medios electrónicos con el objetivo de robar datos personales, números de tarjetas de crédito, claves o contraseñas.

En este sentido, como indica Jordi Vives, director general en España de la empresa Trusted Shops -marca europea de confianza para el comercio electrónico-, "los mayores intentos de fraude a través de Internet se producen por falsas webs de comercio electrónico, entidades bancarias y loterías". Y parecen prácticas muy habituales, ya que seis de cada diez cibernautas reconocen haber sufrido alguna situación de esta índole, según se extrae del Estudio sobre la ciberseguridad y confianza en los hogares españoles, elaborado por Ontsi.

A pesar de que se trata de un riesgo reiterado, es muy difícil establecer de forma concreta el número de tiendas falsas que existen en el mercado nacional, porque como explica Vives, "cada año se abren y cierran muchos ecommerce en España y, aunque cada vez hay más mecanismos para detectar una tienda falsa, no todos estos portales son denunciados".

En relación con lo anterior, algunos de los consejos del sello Confianza Online para realizar compras online seguras serían, en primer lugar, comprobar los datos de la tienda, tales como denominación social o Código de identificación fiscal (CIF), así como su política de devolución, gastos de envío, plazos de entrega o medios de pago.

Además, otra forma eficaz de asegurarse de que el portal de ecommerce es fiable es comprobar si la empresa está adherida a algún sello de calidad online -tales como Confianza Online, Trusted Shops o Verisign-, ya que como señala Vives, "el proceso de implantación de estos sellos es cada vez más indispensable para los compradores a la hora de tomar sus decisiones de compra". De hecho, en esta materia, España es uno de los más avanzados.

Denunciar el fraude online

No obstante, si se llegase a producir un altercado de este tipo es fundamental "presentar una denuncia en una comisaría de Policía, en el cuartel de la Guardia Civil o en un juzgado de guardia sin interponer querella porque la cantidad defraudada no es muy alta y, de esta manera, no es necesario que el afectado se persone como parte y, por ello, no necesita contratar ni a un abogado ni a un procurador. Además, no es obligatorio informar de quién es el presunto estafador", cuenta Vives.

En línea con lo anterior, el director general de Trusted Shops en España también aconseja aportar documentos como el anuncio donde se ofrecía la venta, cualquier comunicación que se haya mantenido con el comprador y presunto estafador -ya sea por medio de correo electrónico o mensajes de WhatsApp-, el justificante de pago, el producto -en caso de recibirlo- y cualquier dato extra como números de cuenta, email, teléfono, etc. Además, si el caso afecta a más de un usuario, también existe la opción de presentar una demanda conjunta.