Despreciar una sentencia de un Tribunal Constitucional (TC) equivale a desestimar la Constitución y al Poder Constituyente que atribuye la competencia para asegurar esta supremacía a la Corte Constitucional. Cuando un funcionario público se niega a ejecutar una sentencia del TC, viola los principios del Estado de Derecho, la separación de poderes y la lealtad de cooperación de los órganos estatales", según afirma la Comisión de Venecia, del Consejo de Estado, en su dictamen sobre la reforma de la Ley Orgánica del TC (LOTC), aprobada en 2015, y que incrementa sus competencias para hacer cumplir sus sentencias.

El Consejo de Europa publicó ayer el texto completo aprobado en la 110 Sesión Plenaria de este organismo, reunido en Venecia (Italia), los pasados 10 y 11 de marzo para debatir si esta reforma legislativa española se ajusta al Derecho Comunitario. Se trata de un órgano consultivo del Consejo de Europa para asuntos constitucionales.

Outbrain