Un total de 17 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reunidos en París a iniciativa de Francia y Alemania, reclamaron a la institución revisar su "lista negra" de paraísos fiscales, en la cual Berlín desea incluir a Suiza.

"Queremos establecer una lista negra de los paraísos fiscales, oficial, compartida por la comunidad internacional, de aquí al verano de 2009", declaró el ministro francés de Presupuesto, Eric Woerth al final de esta reunión, en la que Suiza y Luxemburgo se negaron a participar.

"Solicitamos a la OCDE completar, actualizar" la lista actual, que sólo contiene a tres países, Mónaco, Andorra y Liechtenstein, agregó Woerth en una conferencia de prensa.

El ministro francés anunció que se celebrará una nueva reunión sobre los paraísos fiscales en mayo o junio de 2009 en Berlín, antes de la cumbre del G8 prevista para julio en Italia.

"Hemos mencionado un cierto número de países, Bahamas, Islas Caimán, Islas Vírgenes británicas, Samoa, centros financieros como Singapur, para que a medida que pasa el tiempo hagamos presión sobre esos Estados, esperando la elaboración de esa lista", dijo Woerth.

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, estimó que Suiza merecía estar en la "lista negra" de los paraísos fiscales, y le reprochó ofrecer a los alemanes colocaciones que les permiten evadir impuestos y no cooperar suficientemente en materia fiscal.

"Suiza debería estar en la lista negra y no en la lista verde" de buenas prácticas en materia de cooperación fiscal, declaró Steinbrück en la conferencia de prensa.

"No cuestiono la soberanía de Suiza o de Liechtenstein. Es la soberanía de la República Federal de Alemania la que está cuestionada por las condiciones (fiscales) que ofrecen ciertos países", agregó Steinbrück.

Al hablar sobre el plan de apoyo de Francia a los bancos por 360.000 millones de euros, Woerth señaló que éstos deberán mostrarse absolutamente transparentes en sus relaciones con los paraísos fiscales.

Los 17 países participantes en la reunión de París pidieron a la OCDE hacer la distinción entre las naciones que han cumplido con sus compromisos en lo relativo al intercambio de informaciones y los otros que no lo han hecho.

En la reunión participaron los organizadores, Francia y Alemania, más Bélgica, el Reino Unido, Holanda, Noruega, Suecia, Dinamarca, Irlanda, Australia, Finlandia, Islandia, Italia, Japón, Corea, México y España, así como el secretario general de la OCDE, el mexicano Angel Gurría.

Austria, criticada por su aplicación restrictiva de la directiva europea sobre el ahorro, declinó la invitación, al igual que Estados Unidos, en campaña electoral.

Unos 40 países deberían ser considerados paraísos fiscales, según cuatro criterios de la OCDE: una tributación insignificante o inexistente, opacidad sobre los regímenes fiscales, ausencia de intercambio de informaciones fiscales con otros Estados y el hecho de ofrecer domicilio a sociedades de fachada con actividades ficticias.

La oposición socialista en Francia cuestionó la iniciativa del gobierno de emprender acciones contra los paraísos fiscales.

"Nos encontramos frente a pirómanos convertidos en bomberos", comentó el diputado socialista europeo Vincent Pellon en el diario Le Monde del miércoles.

Pellon, líder de los socialistas franceses, ha criticado la iniciativa contra los paraísos fiscales, indicando que en 2002, Europa adoptó 53 medidas para la transparencia de los movimientos de capitales, unas iniciativas que "fueron abandonadas por los gobiernos (franceses) de derecha".

Outbrain