Los tres mejores platos para celebrar Acción de Gracias

Las tradiciones americanas se han extendido como la pólvora por el mundo. Halloween no es la única celebración que ha cruzado el Atlántico y el Día de Acción de Gracias, que se celebra el último jueves de noviembre, también se ha puesto de moda. Muchos restaurantes españoles se han unido al Thanksgiving Day diseñando menús especiales para la ocasión. Platos que también pueden hacerse en casa.

En Acción de Gracias, generalmente, se reúnen todos los familiares y amigos para compartir un banquete celebrando el día. El plato principal tradicional para la cena es un pavo asado relleno de pan de maíz y salvia. Se sirve tradicionalmente con una salsa de arándanos rojos, y acompañado de verduras y de diferentes purés. Pero además del plato por excelencia, también son típicos otros como la crema de almejas o la ensalada.

Por ello, si quiere celebrar este día puede acercarse a restaurantes como Nice to Meet You o Al Trapo donde podrá degustar recetas como las de este vídeo. Si prefiere celebrarlo en casa, aquí tiene una receta de lo más tradicional. 

Receta pavo asado relleno para 12 personas

Para el asado: un pavo de unos 6 kg, 2 manzanas reinetas, 4 ramas de apio, 1 cebolla, aceite de oliva, sal y pimienta.

Para el relleno: 400 gr Cornbread, 1 cebolla, 100 gr de bacon en tiras, 20-30 pasas de corinto, 600 ml de caldo de pollo

Para preparar el pavo y que quede jugoso es conveniente usar una bolsa de asar. Untamos el pavo con aceite de oliva, lo salpimentamos y lo rellenamos con las manzanas.

Forramos la punta de las patas con papel aluminio para que no se quemen y lo metemos en la bolsa de asar. Picamos el apio y la cebolla en trozos groseros y lo metemos junto con el pavo. Cerramos la bolsa y al horno.

Horneamos la bolsa a 175º durante 2 horas y media. Después de las 2 horas y media, apagamos el horno pero dejamos el pavo dentro hasta el momento de servir para que no se reseque.

Para hacer el relleno, rehogamos el bacon con la cebolla picada, y cuando esté transparente añadimos las migas de pan de maíz y el caldo, mezclando unos minutos hasta que quede una masa húmeda.

Cuando todo esté listo, abrimos la bolsa de asar y recogemos los jugos con el apio y la cebolla, reduciéndolo para hacer la salsa de asado llamada gravy. El pavo no lo trinchamos como si fuera un pollo en tajadas, sino que vamos cortando lonchas empezando en la pechuga. Los muslos, alas y demás presas se deshuesan para que cada comensal pueda servirse solamente la carne.

El plato se acompaña con complementos y guarniciones como el puré de patata, los boniatos o batatas, las mazorcas de maíz cocidas, y la mermelada o jalea de arándanos.