Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos españoles cierran su peor verano desde 2012

  • Los fondos de inversión españoles tan solo recibieron 800 millones
  • Las suscripciones registraron las peores cifras en seis años

El verano de 2012 no fue un verano cualquiera sino aquel en el que la crisis de la deuda de la eurozona provocó que el bono español llegara a superar niveles del 7% y, por tanto, aquel en el que el BCE se vio obligado a salir al quite de los que dudaban de la sostenibilidad del euro con las tres palabras más importantes que ha dicho su presidente Mario Draghi desde que ostenta el cargo: "Whatever it takes". No es de extrañar que en ese tumultuoso verano del 2012 la industria de fondos española acumulara reembolsos netos por valor de 1679 millones de euros pero sí sorprende más que este verano, el de 2018, la cifra de suscripciones ha sido la peor desde entonces.

En concreto, según el adelantado de agosto que acaba de publicar Inverco, en agosto los fondos españoles apenas registraron entradas de dinero por valor de 87 millones, lo que sumados a los 713 millones del mes de julio dan un total de 800 millones, mínimo no visto en los últimos seis años y que es un 67% inferior a la registrada en los meses de verano de 2017, cuando la industria recibió en los meses estivales 2425 millones de euros.

Detrás de este recorte en el interés de los inversores hacia estos productos de inversión puede estar el hecho de que ya en junio se hablaba de que nos enfrentábamos a un verano complicado ante los diferentes frentes geopolíticos: desde el recrudecimiento de la guerra comercial abanderada por Donald Trump, al impacto de un dólar fuerte en las divisas emergentes, unido a la crisis política de Italia tras la formación de un gobierno con claros tintes antieuropeos por lo que muchos inversores optaron por pasar el verano refugiados en la liquidez. Y acertaron, ya que todos esos riesgos tuvieron un gran impacto en los mercados como se ve en el hecho de que en el mes de agosto los fondos monetarios, los considerados más seguros de todos, fueran los más rentables de todas las categorías. Su patrimonio creció un 2% gracias a la búsqueda de refugios por parte de los inversores y también a las entradas netas de 112 millones que recibieron esos fondos en España.

Se mantiene el 'boom' de perfilados

Sin embargo, la de monetarios no fue la categoría que más entradas netas de dinero recibió ya que ese premio siguió en manos de los fondos globales, ese cajón de sastre donde se incluyen los fondos favoritos de las redes de distribución: los famosos perfilados, que cerraron el mes con suscripciones netas por valor de 256 millones, a pesar de ser unos de los productos con peores resultados de agosto, ya que de media perdieron un 0,63%.

Por gestoras, el verano ha resultado más exitoso para firmas como BBVA AM ya que a sus tímidos 7 millones de agosto hay que sumar cerca de 300 de julio, seguida se Sabadell AM con entradas netas de dinero por valor de 188 millones en los meses de julio y agosto y CaixaBank AM con 169 millones. En la otra cara de la moneda, Fineco y Allianz Popular, con salidas de 86 y 74 millones de euros respectivamente en los dos grandes meses de verano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.