Bolsa, mercados y cotizaciones

El dólar y la guerra comercial hacen añicos el año de los emergentes

Foto: Archivo

El año 2018 arrancó de manera triunfal para las bolsas emergentes. El MSCI Emerging Markets llegó a sumar una subida superior al 10% en solo un mes, pero los tambores de una guerra comercial y la fortaleza que ha mostrado el dólar en esta situación han hecho descarrilar a la renta variable de estos países. El índice ha sufrido un desplome del 17% desde los máximos del año, lo que deja la caída en lo que va de 2018 por encima del 8%. Y es que aunque la situación en Turquía haya puesto un palo más en el camino de las bolsas emergentes, su caída se ha venido gestando desde el mes de abril en el que el billete verde comenzó a fortalecerse. Al tiempo que se amontonaban los anuncios y las amenazas de aranceles, el dólar ha ido fortaleciéndose, subiendo cerca de un 8% en los últimos cuatro meses.

Así las cosas, los analistas consideran que el gran problema que afrontan las bolsas está muy lejos de ser Turquía. "No pensamos que las dificultades crecientes del país causen problemas en otros mercados (...). Una vez dicho esto, los males turcos son otro viento en contra para los emergentes entre los que han surgido en los últimos meses: la economía china se está ralentizando, los emergentes están aplicando una política monetaria menos expansiva y la guerra comercial se está intensificando", explican desde Capital Economics.

La normalización de la Fed y la sólida economía de EEUU ayudan a la fortaleza del dólar y perjudican a los emergentes

Por su parte, Alexander Dryden, estratega global de JP Morgan AM, asegura a Bloomberg que considera "díficil ver mayores ramificaciones" del problema turco y señala que el tema principal para estos será lo que suceda con el billete verde.

En esta misma línea, los analistas de Renta 4 destacan que "la incertidumbre por el conflicto comercial unida a la normalización monetaria de la Fed y la solidez de la economía norteamericana están ayudando a la fortaleza del dólar, lo que junto a diferentes factores intrínsecos está haciendo tambalearse a las bolsas y divisas de varios países emergentes".

Entre los grandes, China es el que se lleva la peor parte en este ejercicio. El CSI 300 registra una caída del 15% en moneda local en lo que va de 2018 y en dólares el descenso se amplía hasta el 20%. "EEUU tiene más preocupación por China que por otros países", reflexiona David Page, de Axa Investment Managers, quien considera que es "probable que Estados Unidos lleve a cabo políticas proteccionistas que persigan a China con más resolución que a otros países, lo que concuerda con lo que ha pasado hasta ahora".

Mientras, otro de los países que más está sufriendo es Rusia: el gigante ha sido puesto en el punto de mira de Trump, que ha elevado las sanciones al país. La bolsa rusa experimenta caídas de más del 8% en lo que va de año a pesar del apoyo del precio del petróleo. Pese a corregir un 8% desde la cota más alta del año, el Brent aún acumula una subida del 9% en 2018 y se queda cerca de máximos de 2014.

En el lado opuesto se sitúa México. La bolsa del país azteca, que parecía el gran objetivo de Donald Trump durante las elecciones y en el inicio de su presidencia, registra una subida cercana al 3% en dólares.

El BBVA tiene un 54% de su negocio procedente de Turquía y es la más expuesta del Ibex

El complicado momento que atraviesa Turquía ha supuesto un varapalo para BBVA, que es la firma del Ibex con mayor exposición al país. Sin embargo, si el dólar sigue castigando a los emergentes no será el único gran valor español en tambalearse. Según los datos de FactSet, al menos 21 compañías del Ibex 35 obtienen el 10% o más de su facturación de mercados emergentes y en 13 de ellas esta cifra supera el 20%. Siemens Gamesa se lleva la palma, al obtener un 58% de su negocio en economías emergentes. En todo caso, lo que es especialmente preocupante para el comportamiento del índice español es el hecho de que las ocho mayores compañías del mismo obtienen al menos una décima parte de su cifra de negocio de este tipo de economías.

Entre estos gigantes del Ibex, BBVA es el más expuesto, con un 54% de su negocio procedente del país, siempre según los datos de FactSet. La entidad tiene una importante exposición a México además de al país otomano.

Le sigue Santander, que obtiene casi el 46% de su cifra de negocio en emergentes. La entidad tiene una importante exposición a Brasil además de a países como México, Chile o Argentina. Tercera en esta clasificación se coloca Telefónica, con un 39,2%. Igual que Santander, tiene una fuerte exposición a Brasil además de obtener una parte importante de su negocio también en Argentina Chile y México.

Precisamente, estas tres compañías son las que más puntos le han restado al Ibex 35 en lo que va de año, un total de 451. Según los datos de Bloomberg, el retroceso del 14% del Santander ha restado 236 puntos al Ibex. Mientras, la caída de casi el 19% del BBVA ha fulminado 168,5 puntos en el índice español. Finalmente, Telefónica ha sido la que mejor aguanta en 2018 -se deja un 5,6% de su valor-, lo que ha suprimido 46,6 puntos del selectivo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.