Bolsa, mercados y cotizaciones

Los gigantes tecnológicos de Wall Street ya no se pagan a precio de 'oro'

  • Será el sector que más aumentará sus ganancias este año
  • El PER de valores como Apple o Facebook caerá con fuerza
Imagen: iStock.

El optimismo sobre las ganancias de la industria norteamericana está reduciendo el multiplicador de beneficios que se estima para los títulos de las grandes cotizadas de cara a los dos próximos años, a pesar de las dudas que están generando las últimas caídas por los síntomas de estancamiento en el crecimiento de usuarios y las advertencias de los expertos de que el sector está sobrevalorado.

Que la tecnología está cara se ha repetido como un mantra en el mundo de la inversión en los últimos años, y no han faltado razones. Con los datos en la mano, por cada euro de beneficios que obtengan las empresas del Nasdaq 100 los próximos 12 meses se pagan 26 euros, mientras que la cifra cae a 20,6 euros para el S&P 500 y 18 euros para el Dow Jones, de acuerdo con las estimaciones que recoge Bloomberg.

El índice que aglutina a los 100 valores de las mayores compañías tecnológicas se anota en el año más del 15 por ciento

Las cinco mayores firmas de la industria, aquellas que capitalizan en bolsa más de 500.000 millones de dólares (Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft y Facebook) cotizan con un PER -número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción- de 25 veces respecto al beneficio esperado para este año -excluyendo a Amazon, que aunque poco a poco empieza a normalizar sus ganancias después de años, continúa distorsionando el promedio con un multiplicador de beneficios que supera las 100 veces y cuadruplica la media de la industria-.

Unos múltiplos elevados que hasta ahora se han justificado por un crecimiento imparable y por sus altas rentabilidades en bolsa: el índice que aglutina a los 100 valores de las mayores compañías tecnológicas se anota en el año más del 15 por ciento (frente al S&P 500 y el Dow Jones que suben entre un 5,7 y un 2,5 por ciento, respectivamente) tras alcanzar el pasado 27 de julio nuevos máximos históricos en los 7.508,58 puntos. Y a lo que ya suma en el año, hay que añadir un potencial alcista del 12 por ciento.

Pese a los recientes traspiés en el parqué que han protagonizado algunas compañías del sector, se siguen pagando ratios muy altas por estos valores. Pero lo cierto es que el mercado está dispuesto a pagarlas, como demuestra el hecho de que el 60 por ciento de los componentes del índice luzcan una recomendación de compra por parte del consenso de mercado que recoge FactSet, y que solo tres valores (Tesla, Paychex y CA) ostenten un consejo de venta.

Por otro lado, las dudas generadas sobre la industria en los últimos tiempos no están provocando un deterioro en las estimaciones de beneficio neto. Según los pronósticos, la tecnología será el sector que más verá aumentar sus ganancias en EEUU este año, cuando alcanzará su cota más alta de beneficios -un 45 por ciento más que en 2017-. La industria multiplicará por cuatro sus ganancias este ejercicio frente a las que obtuvo en 2005, antes de que estallara la crisis económica de 2008. Lo hará gracias, sobre todo, a los beneficios estimados para Apple -que se elevarán hasta los 58.500 millones de dólares-, y de Amazon, para quien los analistas han duplicado su cifra desde que arrancó enero. Los expertos esperan que los cinco pesos pesados por capitalización se embolsen, de media, unos 29.000 millones de dólares; en total, casi 147.000 millones.

El optimismo sobre las cifras de ganancias es el que está contribuyendo a que los títulos de los grandes valores del sector se abaraten progresivamente a pesar del estancamiento en el crecimiento de usuarios del que empiezan a dar muestras algunas de estas plataformas. Aunque actualmente Alphabet, Amazon y Microsoft siguen cotizando con prima respecto a su media histórica, Facebook y Apple lo hacen con sendos descuentos. Un inversor que invierta ahora en la red social tardaría 25 años en recuperar su dinero por la vía del beneficio, frente a los 35 años que se han necesitado, de media, desde que dio el salto al parqué. En el caso de Apple, la cifra baja hasta las 18 veces frente a las 25 veces de los últimos 23 años.

Pero la normalización de estos múltiplos no ha hecho más que empezar. Y es que las previsiones para los gigantes tecnológicos se reducen significativamente de cara a los dos próximos ejercicios. Especialmente importante es la rebaja sobre los títulos de Amazon -más de un 50 por ciento-, al pasar de las 109 veces de 2018 a 48 veces en 2020. En el caso de la matriz de Google, la reducción es de un 28 por ciento al disminuir hasta las 21,8 veces; mientras que para Facebook y Microsoft, el descuento en 2020 es de un 23 y un 21 por ciento, respectivamente. Apple, que esta semana marcó un nuevo hito histórico al alcanzar el billón de dólares en capitalización bursátil, continuará siendo la firma más barata entre las grandes del sector al pasar de las 18 veces a las 14 veces.

Un año de 'sustos' en bolsa

Aunque el peso de la tecnología ha sido en los últimos años el principal diferenciador entre las bolsas a uno y otro lado del Atlántico, con el Nasdaq 100 reeditando nuevos máximos históricos mes tras mes, la industria norteamericana no ha estado exenta de estrepitosas caídas bursátiles a lo largo de 2018. Primero fue el revés que sufrió el sector tras el escándalo por la filtración de datos de Facebook y el castigo a Amazon ante el peligro de una mayor regulación en marzo, seguido de los temores de que la Casa Blanca anuncie restricciones a las inversiones chinas en compañías tecnológicas en EEUU.

Más recientemente, las fuertes caídas que protagonizaron las redes sociales cotizadas han restado brillo a la temporada de resultados en Wall Street. Aunque las cuentas de Apple y Amazon han ayudado a maquillar las cifras, Facebook y Twitter protagonizaron importantes descensos al decepcionar con sus datos sobre la ralentización y pérdida de usuarios, respectivamente. Precisamente fue esta cifra la que hizo saltar las alarmas, ya que lo que empieza a pesar en la mente de los inversores son los signos de estancamiento que comienzan a mostrar las redes sociales en su crecimiento desde que cotizan, especialmente la primera.

Los analistas ya señalaron durante la corrección de febrero que estos valores están sobrevalorados. Seis meses después, Morgan Stanley advierte de que el mercado ha desaprovechado la oportunidad de la temporada de resultados, y señala que los descensos que está experimentando el sector son solo el principio, vaticinando que "la corrección que se avecina será mayor que la de febrero". Tanto es así que "algunos inversores temen que la debilidad tecnológica pueda llevar a una corrección del mercado mucho más significativa", añade Marko Kolanovic, de JP Morgan.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.