Materias Primas

Detectados nuevos casos de salmonela en Europa por la leche contaminada

París, 12 ene (EFE).- Francia ordenó hoy la retirada del mercado de toda la leche infantil salida de la fábrica del grupo Lactalis en Craon (oeste), al tiempo que se supo que la contaminación por salmonela no se ha limitado a Francia, sino que se han detectado sendos casos en bebés en España y Grecia.

El Instituto Pasteur divulgó un parte de la red europea de información sanitaria Eurosurveillance que indicó que el bebé español había contraído la salmonela por haber consumido alguno de los productos exportados desde la factoría de Craon, y que está pendiente de confirmar si ocurrió lo mismo con el griego.

Pocas horas antes, portavoces de Lactalis habían dicho a Efe no tener noticia de que ningún niño hubiera enfermado por sus productos fuera de Francia, donde todos los afectados por la bacteria (el Ministerio de Sanidad ha confirmado 37) "van bien" y no se ha registrado ningún caso nuevo desde el 21 de diciembre.

Esta afirmación fue refutada por el presidente de la recién creada Asociación de Familias Víctimas de la Leche Contaminada, Quentin Guillemain, que en una comparecencia ante la prensa aseguró que "hay todavía niños enfermos" y que el número real es muy superior al oficial porque no se hacen análisis sistemáticos.

Guillemain denunció que "se ha mentido descaradamente a las familias", al tiempo que dijo que cientos de personas han presentado denuncias y que otros cientos lo van a hacer "en los próximos días", por lo que Lactalis "deberá responder ante la justicia".

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, que había convocado al presidente de Lactalis, Emmanuel Besnier, después de acusar a su empresa de haber "fallado gravemente", desgranó al término del encuentro una serie de compromisos que ha asumido el líder mundial del sector lácteo para tratar de restablecer la confianza.

En primer lugar, Lactalis deberá recuperar toda la leche infantil que haya salido de su planta de Craon -que se encuentra en paro técnico desde comienzos de diciembre- y que esté en circulación.

Eso significa ir más lejos que en las tres retiradas sucesivas del mercado que se llevaron a cabo en diciembre (un total de 1.357 lotes), cuando se ordenó apartar las decenas de millones de productos fabricados allí desde el 15 de febrero y exportados a una treintena de países.

Esta ampliación llega tras el estupor causado ayer cuando se supo que muchos de los artículos afectados habían seguido a la venta en decenas de supermercados y farmacias, así como en grandes superficies.

Para evitar que eso se repita, el Ejecutivo acordó con los grupos de distribución activar un control de las reservas que queden en las tiendas para que queden bloqueados en cuanto se lean los códigos de barras en las cajas.

Fuentes de Lactalis aseguraron a Efe no tener conocimiento de que se hubieran seguido repartiendo los productos señalados después del anuncio de su retirada en Francia, e insistieron en que "se cumplió el procedimiento".

El ministro exigió a Lactalis que comunique rápidamente el origen de la contaminación, que se cree que está en unas obras que se hicieron durante el primer semestre de 2017, a partir de las cuales las bacterias de salmonela se dispersaron por las torres de secado.

La empresa tendrá igualmente que garantizar que cuando se reanude la producción en Craon se haya eliminado todo riesgo de contaminación y, entre tanto, los trabajadores (250 de los 320 de la plantilla están en paro técnico) serán indemnizados al 100 %.

Las autoridades sanitarias francesas habían detectado entre agosto y septiembre una serie de casos inexplicados de niños contaminados por la salmonela, pero sólo el 1 de diciembre se estableció la relación con una contaminación de la planta de Lactalis.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias