Ecoley

Los expertos piden recursos para el 'sandbox' de las 'fintech'

Foto: Archivo
Madrid

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) y los expertos del despacho Hogan Lovells, socio de la AEFI, muestran su "preocupación" porque el Anteproyecto de Ley de medidas para la transformación digital del sistema financiero no prevea una asignación de recursos directa para la efectividad del llamado sandbox regulatorio para las Fintech e Insurtech en España, un espacio controlado de pruebas dirigido a innovaciones financieras de base tecnológica. Los expertos aseguran que "se echa en falta una asignación presupuestaria, la asignación de funcionarios en exclusiva, la designación de comisiones y cualquier otra designación expresa".

Los especialistas han presentado sus comentarios al Anteproyecto dentro del plazo de contribución pública ante la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera. Los expertos prevén que en dos semanas el texto pase al congreso y aproximadamente a principios de noviembre se apruebe la norma. "La intranquilidad se genera en que, pese a que la norma es lo que se esperaba y es innovadora y atrevida, podría quedarse en papel mojado si no tiene los medios adecuados para su puesta en marcha efectiva", señalan.

Sin embargo, la AEFI y Hogan Lovells apuestan por esta medida. A su juicio, el sandbox incrementaría las cifras de empleo e inversión en Fintech en un 25 por ciento. "Actualmente, el mundo financiero tecnológico engloba más de 9.000 empleos en España -4.500 nuevos previstos para el año que viene- y sus magnitudes se mueven en cifras que oscilan los 1.000 millones de euros", señalan.

España es el primer país de Europa Continental que va a aprobar un sandbox regulatorio para las Fintech e insurtech. Actualmente, solo Reino Unido lo tiene. Se calcula que cientos de start-ups extranjeras están a la espera de su aprobación para entrar en el mercado europeo. Frente a esto, Reino Unido está empezando a trabajar en la creación de un sandbox global, que incluya a todos los países de la Commonwealth y que pueda competir con el sandbox español. "Por eso, consideramos que es fundamental que no se aplace más su aprobación, que ya se ha retrasado con el cambio de Gobierno", destacan los especialistas.

Entre las observaciones enviadas a la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, los expertos manifiestan que "la aprobación de esta normativa es vital para el desarrollo económico de nuestro país. Para que todo ello sea una realidad, la celeridad en la entrada en vigor de esta Ley es uno de los puntos a perseguir puesto que competimos con otros países que pretenden aplicar su propio sandbox en el entorno de Europa Continental este mismo año".

En este sentido, la AEFI y Hogan Lovells apuntan que "se echa en falta una mayor concreción respecto de los plazos para la aplicación efectiva de las pruebas, dejando quizás a la libre decisión de cada regulador posteriormente este punto esencial. Sería deseable que la norma estableciera los límites al respecto".

En cualquier caso, los expertos indican que las empresas del sector fintech e insurtech son las grandes interesadas en esta Ley. "No las únicas ni mucho menos, pero tendrán una gran relevancia en la implementación y desarrollo del entorno sandbox, por lo que entendemos que sería recomendable una mención a este tipo de entidades en la exposición de motivos o en el cuerpo de la Ley. Además no se puede ignorar que el plan de actividades de 2018 de la CNMV destaca la actividad regulatoria del mundo Regtech", añaden.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.