Ecoley

El Supremo flexibiliza los requisitos para subrogarse al alquiler tras la muerte del arrendatario

  • Ya no es necesario una comunicación por escrito del fallecimiento
Foto: Archivo
Madrid

El Tribunal Supremo ha flexibilizado los requisitos para subrogarse a un contrato antiguo de alquiler de vivienda tras el fallecimiento del inquilino principal. El Supremo asegura, en una sentencia de 20 de julio de 2018, que no es necesario una comunicación por escrito del fallecimiento y de la identidad de la persona que tiene la voluntad de subrogarse. Hasta ahora, el Supremo entendía que la comunicación que exige la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) debía entenderse en estos términos.

Sin embargo, ahora el Supremo ha matizado su doctrina y avala que el nuevo inquilino pueda subrogarse en el contrato cuando, pese a que no lo ha notificado por escrito, el propietario tiene conocimiento del fallecimiento del arrendatario y de la voluntad de la persona viuda de subrogarse. El Tribunal considera que la doctrina anterior resulta "excesivamente rígida y que no puede ser mantenida de manera inflexible sin atender en cada caso a las exigencias que imponga la buena fe, principio general del derecho que informa nuestro ordenamiento jurídico".

"Invocar la falta de notificación para extinguir el contrato cuando el arrendador conoce la voluntad del ejercicio del derecho de subrogarse resulta contrario a la buena fe", asegura el Supremo

La magistrada Parra Lucán, ponente del fallo, explica que "por razón de la buena fe, el efecto extintivo del contrato puede ser un resultado injusto cuando, a pesar de no haberse llevado a cabo una notificación formal por escrito, el arrendador tiene un conocimiento efectivo de que se ha producido el fallecimiento del arrendatario y de la voluntad de subrogación de quien tiene derecho a ello". En este sentido, añade que "el consentimiento del arrendador no es un requisito para que se produzca la subrogación". Así, el Supremo entiende que "la exigencia de notificación lo que pretende es que el arrendador tenga conocimiento en un plazo razonable del ejercicio de un derecho que le afecta. Invocar la falta de notificación para extinguir el contrato cuando el arrendador conoce la voluntad del ejercicio del derecho de subrogarse resulta, por tanto, contrario a la buena fe".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.