Ecoley

Europa permite extraditar a ciudadanos de otro Estado

Foto: Archivo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) permite distinguir entre los ciudadanos nacionales y los europeos que se mueven por su territorio a la hora de negarse a extraditar a Estados Unidos. De este modo, establece que "un Estado miembro no está obligado a permitir que cualquier ciudadano de la Unión que haya circulado por su territorio se acoja a la prohibición de extradición a los Estados Unidos de la que gozan sus propios nacionales".

Sin embargo, la sentencia, dictada el 10 de marzo de 2018, subraya que antes de extraditar a dicho ciudadano, el Estado miembro requerido debe permitir que su Estado miembro de origen pueda reclamarlo en el marco de una orden de detención europea. "El Derecho de la Unión no se opone a que los Estados miembros establezcan una distinción basándose en una norma de Derecho constitucional entre sus nacionales y los nacionales de otros Estados miembros y autorice la extradición, pese a que prohíbe la extradición de sus propios nacionales, siempre que haya ofrecido previamente a las autoridades competentes del Estado miembro del que el ciudadano es nacional la posibilidad de reclamarlo en el marco de una orden de detención europea y este último Estado miembro no haya adoptado ninguna medida en este sentido", explica el TJUE.

El Tribunal de Justicia europeo señala que el Acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos permite, en principio, que un Estado miembro reserve un trato especial a sus nacionales, prohibiendo su extradición, basándose en disposiciones de un acuerdo bilateral o en normas de su Derecho constitucional. "Es cierto que, en una situación como la del litigio principal, la desigualdad de trato consistente en permitir la extradición de un ciudadano de la Unión nacional de otro Estado miembro, se traduce en una restricción a la libertad de circulación", añade.

En cualquier caso, el fallo destaca que "el objetivo de evitar el riesgo de impunidad de las personas que hayan cometido una infracción tiene un carácter legítimo que puede justificar, en principio, esa restricción". El magistrado Fernlund, ponente del fallo, apunta que "es preciso no obstante que la medida en cuestión sea necesaria para alcanzar dicho objetivo y que éste no pueda alcanzarse con una medida menos restrictiva, como la entrega del ciudadano de la Unión a su Estado miembro de origen, si tiene competencia para procesarlo en el marco de una orden de detención europea que tenga por objeto los mismos hechos que se le imputan en la solicitud de extradición".

El asunto estudia la situación de un ciudadano de la Unión que había sido objeto de una solicitud de extradición a los Estados Unidos y fue detenido, con vistas a la eventual ejecución de dicha solicitud, en un Estado miembro, Alemania, distinto del de su nacionalidad, Italia. El Tribunal asegura que esta situación está comprendida en el ámbito de aplicación del Derecho de la Unión, puesto que el citado ciudadano, al hacer escala en Alemania con ocasión de su viaje de vuelta de Nigeria, ejerció su derecho a circular libremente en la Unión, y la solicitud de extradición se formuló en el marco del Acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos. "El hecho de que cuando fue detenido, se hallase meramente en tránsito en Alemania, es irrelevante al respecto", señala la sentencia.

El afectado fue acusado en los Estados Unidos de haber participado en concertaciones contrarias a la competencia en el ámbito de la venta de mangueras marinas. Fue detenido en Alemania durante una escala de su vuelo procedente de Nigeria con destino a Italia. Fue, finalmente, extraditado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias