Ecoley

Amérigo: "El secreto comercial favorece a la innovación y el crecimiento"

José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia, explica las novedades de la normativa. eE

"La apropiación indebida de un secreto empresarial en determinados sectores podría conllevar en muchos casos una reducción del volumen de negocio de hasta un 30 por ciento", explicó José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia. "La falta de instrumentos jurídicos para la protección de los secretos empresariales menoscaba los incentivos a dicha innovación e impiden que se pueda liberar su potencial como estímulo del crecimiento económico y del empleo. En consecuencia, ésta se ve desincentivada y disminuye la inversión", añadió Amérigo.

De este modo, el secretario general técnico del Ministerio defendió el Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales. La normativa transpone una Directiva europea que busca proteger los secretos comerciales y armonizar esta materia en la Unión Europea.

José Amérigo destacó, durante una jornada organizada por la CEOE y el Consejo General de Economistas (CGE), que el texto que aprobó el pasado 9 de febrero el Consejo de Ministros introduce varias novedades procesales. Entre ellas, hay un precepto que establece medidas para preservar la confidencialidad dentro del proceso de denuncia. "Hemos detectado que algunas empresas son reticentes al ejercicio de acciones de su defensa del secreto por el hecho de que el procedimiento pueda dar lugar a la revelación concreta del asunto, por lo que desaparecería el secreto empresarial", añadió.

De este modo, Justicia introduce límites a las personas que pueden acudir a las vistas y reduce los asuntos a los que pueden referirse los jueces en los autos para evitar que terceros conozcan el secreto que se intenta proteger. "Es importante que las empresas sientan la tranquilidad de que pueden acudir a los procedimientos sin que se pierda la naturaleza del secreto", apuntó José Amérigo.

Por su parte, Alberto Bercovitz, presidente de la Sección de Derecho Mercantil de la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia, subrayó la importancia de proteger de manera adecuada la información confidencial que puede ser objeto de apropiaciones indebidas. "No se puede pretender proteger como un secreto algo que no lo es", apostilló. En este sentido, recordó que las compañías tienen que diseñar mecanismos de protección que dificulten el acceso a terceros.

Así, Bercovitz recordó que los requisitos que establece la Directiva para considerar un material como secreto son parecidos a los que incluía la Ley de Competencia Desleal. En concreto, lo que el legislador exige es que la información sea secreta, que no sea conocida por personas ajenas y que haya sido objeto de medidas razonables para mantener el secreto.

Límites a la protección

Alberto Bercovitz recordó que también hay límites a la protección del secreto comercial. Explicó que existen varias disposiciones que obligan a dar una información a una autoridad pública o a los trabajadores de la empresa.

José María Campos, director de Régimen Interno y Legal de la CEOE, y Pascual Fernández, vicepresidente del Consejo General de Economistas de España recordaron que las empresas están innovando constantemente y desarrollan una serie de nuevos conocimientos que hacen que nuestra sociedad avance y se satisfagan las necesidades de los consumidores. "La protección de estas innovaciones tenía una diversa consideración en la UE", concluyeron.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias