"Democratizar el ICAM pasa por entender la perspectiva de género"

  • "Las mujeres somos mucho más guerreras y reivindicativas"
  • "Somos una abogacía comprometida con lo que hacemos"
  • "La administración tiene que asumir el coste de la defensa"
La candidata Luz Elena Jara. Elisa Senra

Un ala reivindicativa de la abogacía lucha por el timón de un Colegio muy diferente al que le gustaría. Su convicción feminista la lleva a incluso corregir a la periodista cuando generaliza diciendo el término"abogados". Luz Elena Jara no se cansa de lo que le gusta; la ardua tarea de defender los derechos humanos, a migrantes y refugiados le lleva, tras 25 años de ejercicio, a pelear por las riendas del Colegio de Abogados de Madrid con la ilusión del cambio y con el apoyo incondicional de su Asociación a las espaldas.

¿Qué le mueve a presentarse a estas elecciones?

La nuestra es la candidatura de la Asociación Libre de Abogadas y abogados (ALA) y llevamos 28 años funcionando. Los compañeras y compañeros que componemos la asociación no hemos faltado a ninguna junta de gobierno del ICAM y siempre hemos estado presentes reclamando los intereses de los abogadas y abogados, siempre. Llevamos 425 años constituidos y siempre han gobernado y han estado en el poder los grandes despachos, aquellos que facturan cantidades increíbles. Por un lado están ellos, los que siempre se han mantenido en el estatus social del colectivo, y luego estamos nosotros, los pequeños despachos, medianos e individuales y algunos que trabajan compaginándolo con otro tipo de actividades, que somos la mayoría. Ya está bien de que solamente lo lleven diez despachos, esto tiene que cambiar y acabar. Esta es una de las razones por las que siempre las candidaturas que presenta mi asociación es de mujeres abogadas, creo que somos mucho más guerreras y reivindicativas. Somos una abogacía comprometida con lo que hacemos. Nos gusta.

Para que los lectores la conozcan ¿cómo se define Luz Elena Jara?

Luz Elena es una abogada activista por los Derechos Humanos y es una abogada feminista convencida de la necesidad de promover la participación de las compañeras. Que yo esté aquí es para decirles: no es necesario estar en segunda fila, podemos perfectamente ocupar el puesto que queramos. Eso sí, nos lo tenemos que currar muchísimo más, nos cuesta mucho, hay que conciliar con la vida laboral personal, y familiar y es doblemente complicado. Ya no te digo si eres joven y acabas de empezar tu carrera... En mi caso tengo 25 años de carrera profesional, me colegié en 1992. Es una trayectoria por el activismo siempre en defensa del derecho de las mujeres migrantes, de colectivos de refugiados, ahora estamos con compañeras que defienden en la plataforma anti hipotecas. Temas penales y en las querellas contra Billy el niño. En esta asociación siempre vas a encontrar, y estoy aquí por eso, a gente que es muy reivindicativa con los derechos fundamentales. Falta mucha solidaridad y entender que no es solo tu vida y tu proyecto personal. Hay que transmitirles eso a nuestros jóvenes abogadas y abogados. Cada vez que tengo pasantías en el despacho, pues tenemos convenios con universidades, vemos si preguntamos por la perspectiva del derecho profesional que ellos te van a decir que es tener tu despacho profesional e individual donde defiendes a tu cliente, pero hay algo que va mas allá porque defiendes los intereses de un colectivo, cuando defiendes a una mujer maltratada defiendes la perspectiva de género de la mujer, cuando defiendes a niños menores, tantos maltratados y maltratadas, ¡es un dramón!, allí pides que el letrado y letrada se comprometa, se ponga en la piel y en el lugar de ellos para que realmente pueda defender en base a la solidaridad. Eso es algo que siempre hace ALA.

¿Cuales serían los tres cambios urgentes que necesitaría, según usted, el colegio de Abogados de Madrid?

Nuestros tres temas del programa pasan en primer lugar por la defensa de la Ley de transparencia. Como explicamos en el debate, que no se llevó como debía haberse llevado, entre compañeros, de forma sosegada explicando el programa. Aquello fue un espectáculo en muchos casos lamentable. Nosotras mantuvimos siempre el deber, respecto y la dignidad porque es algo que nos define. No puede existir un órgano colegial que no de la información correcta, exacta y fidedigna a sus colegiadas y colegiados. Eso es ilegal y así lo ha reconocido el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, nos ha dado la razón a ALA y ha exigido al Colegio de Abogados que nos presente actas de las juntas generales, informes pedidos, documentación de estadísticas, dónde han ido subvenciones y ayudas… Nada de esto se nos ha dado. Esto fue en abril de 2017, hasta la fecha de hoy, el colegio de abogados ha recurrido al juzgado de lo contencioso para negarnos esa información, cosa que es tremenda y ahora estamos esperando a que el juez nos de la razón. El tema de la democratización pasa por entender lo que significa tener 77 mil colegiados. Tiene que haber unos cambios en los estatutos, no es lo mismo que te gobiernes con unos estatutos para 20 mil o 30 mil colegiados, que para un colectivo como el que tenemos actualmente. Necesitamos que se garanticen y que se escuchen las opiniones, decisiones y que se les pueda transmitir a colegiados y colegiadas lo que pasa en el ICAM, cosa que en la actualidad no se hace. ALA presentó una propuesta de reforma de estatutos y aunque hemos tenido el consenso del resto de asociaciones y colectivos que trabajamos en el colegio, todas las juntas se han negado a aprobar la reforma de los estatutos que requieren de una modernización urgente. La democratización también pasa por entender lo que significa la perspectiva de género, si somos casi un 42 por ciento de mujeres abogadas, no se puede llamar colegio de Abogados, porque invisibiliza a la mujer que es letrada, queremos que se llame Colegio de la Abogacía. Es el término que utiliza el Consejo General de la Abogacía.

Pero.. ¿incorporar la perspectiva de género en el ICAM pasa solo por cambiar su nombre?

No. Tiene una primera parte que es utilizar el mensaje inclusivo, que visibiliza la perspectiva de la mujer y también implica el respecto de la ley de igualdad. Nosotros denunciamos que en nuestra comisión electoral que solo había una mujer frente a nueve candidatos y exigíamos que se respete la paridad. El colegio de abogados se ha negado y ha dicho que en los estatutos para nada hay que respetar la ley de paridad e igualdad y hemos defendido que eso es ilegal y va contra la perspectiva de género. Y un último tema son los Servicios Colegiales: los que utiliza el ICAM pasan por el turno de oficio y la defensa de la justicia gratuita como servicio público, la defensa del servicio médico de la mutua MUSA, que se ha privatizado y tenemos unas serie de dramas al haberse quedado si un servicio medico muchos de nuestros mayores, y el tercero es el dirigido a la abogacía joven, son 22.000 compañeras y compañeros recién incorporados y no ven dentro del colegio que se escuchen sus peticiones ni que se respeten sus demandas tanto en bolsa de trabajo como en el acceso de la formación, becas de iniciación dentro del colegio o en otros despachos. Ha habido un conflicto con la gente joven colegiada y nosotros estamos intentando incorporar dentro de nuestro programa como uno de nuestros objetivos prioritarios. Tenemos tres ejes de trabajo que intentan vincular los problemas que tenemos en el ICAM, el más importante en número de colegiados en Europa.

¿Qué opinión le merece que el ICAM sea donde más colegiados hay de Europa?

La perspectiva profesional de la Abogacía tiene múltiples alternativas. Tienes una pluralidad de servicios que puedes brindar. De los 77 mil unos 40 son no ejercientes, nosotros entendemos que son abogados y tienen que tener los mismos derechos y deberes. Lo que no se puede hacer como en la Administración es una restricción de la Ley de los Servicios Profesionales alegando que el mercado laboral no va a absorber esta profesión. Lo que tiene esta profesión es una diversidad y una riqueza de ejercicio que no la tiene otra área científica y profesional. Tienes el lado de docencia, formación, litigo, la más conocida, es realmente muy diverso y hemos ido funcionando.

Entrando un poco más en su programa, ¿por qué cree que es mejor la desaparición de la colegiación obligatoria?

Nosotros hemos pensado que el colegio profesional no tiene por qué imponerse. Es la tendencia actual, si tu perteneces a un colegio profesional es porque es voluntario para ti y representa tus intereses. Cuando algunas compañeras nos dicen que estamos pidiendo que desaparezca el colegio, para nada. Es totalmente necesario, nosotros defendemos un Colegio Profesional que vele por los intereses de los abogados. En ningún caso que te lo impongan. Los jóvenes abogados piden la colegiación voluntaria porque no tienes por qué exigirles después de un determinado plazo de tiempo que empiezan a ejercer. Eso es lo que intentamos transmitir que la colegiación debe ser voluntaria y no se puede seguir exigiendo como en las épocas antiguas que estabas obligado por ley a firmar y pagar cuando no habías aún ejercido.

El Turno de Oficio siempre ha sido una reivindicación de ALA, ¿qué ha pasado en estos cinco años? ¿Cuál sería esa retribución digna y puntual que reflejan en su programa?

Llevamos con los mismos baremos que en 2003. Cuando se produce el cambio de la junta directiva actual se produce impulsada por el movimiento de los Abogados del Turno, nos movilizamos y acudíamos directamente a la administración en busca de presupuestos Justos y se creyó que esta junta iba a defender los intereses. Con lo que nos hemos encontrado es que Esperanza Aguirre ya nos quitó el 20 por ciento de los baremos que ya teníamos en 2003, por ejemplo, una guardia de 24 horas de una letrada va a cobrar 150 euros. Montamos tremendo escándalo y nos prometió debatir y tratar de recuperarlo. Se acordó con la Comunidad de Madrid que en estos 3 años se fuese devolviendo por partes, el primer año 10 por ciento, el segundo 7 por ciento y el tercero 3 por ciento. No hemos tenido ningún incremento, apenas hemos recuperado lo que se nos quitó en 2012, cosa que es gravísima porque si vas a exigir de tu abogado que defienda tus intereses en igualdad de condiciones y con las mismas armas que le exiges a un abogado privado, la administración tiene que asumir el coste de lo que supone esa defensa porque estas garantizando su derecho de defensa de los ciudadanos y es un derecho fundamental. En estos 5 años hemos tenido caramelos muy escasos y han conseguido para ALA desmovilizar un movimiento muy reivindicativo y han absorbido algunas asociaciones que participaron en la junta, que han acabado rotas, ahora en lugar de en una, se presentan divididos en 4 candidaturas. Todos defendiendo el Turno pero no han hecho nada en estos años ni en los anteriores y es lo que nos distinguen de sus programas. Intentaba explicarlo en el debate: si no habéis hecho nada en estos 5 años, empezando con el vicedecado actual, que se llenaba la boca de cifras. No ha tenido la valentía en el momento que debía haberlo hecho, haberlo denunciado, se ha quedado ahí los 5 años y todavía sigue allí. No tiene legitimidad alguna. Lo mismo ha pasado con la candidatura de Alonso que ha formado parte de la anterior junta de Hernández Gil y lo mismo ha pasado con Iscar que es la continuidad de Sonia Gumpert. Y Nicolás González Cuéllar tiene a Gordillo que es el que está en la junta actual. Los tenemos todos ahí. Yo les decía: "tenéis unos programas maravillosos pero que no habéis cumplido".

¿Es el debate sobre el control de Lexnet un debate perdido?

No, ten en cuenta que es la era digital y la modernización. Nosotros tenemos una firma digital, ahora perfectamente podemos presentar recursos y puede ocurrir que tengas problemas de falta de seguridad, vulneración de protección de datos, que ya ha ocurrido y es gravísima. Nosotros lo que pedimos es: modernización y plataformas digitales sí, y de forma gradual también, pero no como dijeron: papel cero de un día para otro y fue un caos. Entendemos que el futuro de los servicios públicos pasa por una modernización digital pero mucho cuidado con quien lo lleva, que no sean empresas privadas donde realmente tus datos y clientes estén protegidos y que los abogados tengamos la garantía de plena seguridad jurídica. El hecho de que lo lleve el Ministerio de Justicia hace que haya un problema de separación de poderes, porque quien administra la justicia es el poder judicial y hemos pedido que debería haber fiscalización o que el CGPJ esté constantemente controlando el tema. El ejecutivo es el que tiene que ejecutar las normas y las leyes, pero no tener el control que actualmente se le ha dado, es muchísimo poder que ya hemos visto cómo se ha utilizado en muchas ocasiones también. Es muy peligroso. ¿Quien accede a tus datos? En tus litigios tu pretendes que exista un secreto profesional y tienes que garantizar que la plataforma digital respeta tu secreto profesional.

¿Cómo sería un colegio de Abogados ideal para Luz Elena Jara?

El colegio de abogados ideal para mi sería un colegio transparente que de información a sus colegiados y lo haga de manera legal, que llegue a todos y active la participación de sus integrantes, no puede ser que a una asamblea de 77 mil vayan 200 o 300 personas, no puede seguir habiendo esta participación tan ínfima. No te da legitimidad. Para nosotros es esencial la participación activa, transparencia y democratización. Queremos un colegio que represente los intereses de todos, debe haber una corte arbitral independiente dentro del colegio. Este es nuestro colegio ideal.

¿Qué puede aportar usted como futura decana al ICAM, que no aportan otros candidatos?

Las otras candidaturas han estado siempre en el gobierno, todas. Representan los grandes despachos y los intereses de los de siempre. Es votar entre lo mismo o lo nuevo, que somos nosotras. Hemos estado siempre y después de las elecciones seguiremos allí trabajando por nuestros intereses. La diferencia esta en si quieres más de lo mismo, falta de transparencia y de democracia, oscurantismo en presupuestos... o no. Nosotros representamos los intereses de la mayoría de las abogadas y abogados. Lo antiguo, lo nuevo. Lo que esperamos es que confíen en la abogacía comprometida.

¿Qué valoración hace de la situación de la Justicia en España? La mayoría de los juzgados trabajan muy por encima de sus posibilidades...

La Justicia como un servicio público es como la hermana pobre a la que nunca se le da la atención dividida. La administración de justicia tiene unos niveles bajísimos, de pérdidas del presupuesto adecuado, de falta de personal, instalaciones... Fíjate lo que pasó con la ciudad de la Justicia y todavía va a un procedimiento de corrupción. Te encuentras juzgados inundados, un juez que muere de un ataque al corazón por no haber desfibriladores... Tenemos las peores condiciones. El estado de la justicia tanto en la Comunidad de Madrid como a nivel estatal es de los peores servicios que te puedes encontrar. Hay un pacto de la justicia que se impulsó y que no se ha cumplido y una carta de derechos de la ciudadanía que tampoco se ha cumplido. Tienes las propuestas y los objetivos y lo que no están son los fondos ni la voluntad política de respetar esos pactos y lo han demostrado los ministros anteriores de justicia y el último que han sido reprobados por el estado de la Justicia. Si no tienes los medios adecuados para impartir justicia estas faltando al derecho fundamental a la defensa, que para eso pagan sus impuestos y esperan un servicio como ese. Mucho trabajo por hacer.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Iuris

Viernes, 8 de Diciembre de 2017


Blogs






Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

"Democratizar el ICAM pasa por entender la perspectiva de género" - elEconomista.es