La notaría madrileña deja de registrar testamentos vitales

  • La Ley obliga al interesado a acudir en persona al Registro
Más noticias sobre:
Foto: Archivo

Los notarios de Madrid han perdido la capacidad para registrar testamentos vitales -instrucciones previas- en el Registro correspondiente de la Comunidad de Madrid, como consecuencia de la entrada en vigor de la Ley de Derechos y Garantías de las Personas en el Proceso de Morir -Ley 4/2017, de 9 de marzo-.

La norma se aplica, en el ámbito de la Comunidad de Madrid (CAM), a los pacientes en proceso de morir o que afronten decisiones sobre dicho proceso, bien en su domicilio, en un hospital o centro socio-sanitario, sin distinción entre establecimientos públicos o privados.

Hasta ahora, según han comentado fuentes del Colegio Notarial de Madrid, existía un convenio con la CAM por el cual los fedatarios podían realizar la inscripción, pero con la entrada en vigor de la nueva Ley, el acuerdo se suspendió.

En la actualidad, según las fuentes notariales consultadas, hay contactos para acordar un nuevo convenio que facilite el acceso al Registro, sobre todo a personas imposibilitadas para desplazarse o que han otorgado su testamento vital en otras comunidades autónomas.

Dos fases distintas

La actual Ley distingue entre el otorgamiento de instrucciones previas y su registro. En el otorgamiento, que es dejar constancia escrita de los cuidados y tratamientos que quiere el otorgante que se le hagan, puede intervenir el notario y extender una escritura pública. Los notarios realizan lo que se ha dado en llamar un pack, que engloba el poder preventivo, la autotutela y las últimas voluntades.

En el caso del registro, se trata de inscribir el Documento de Instrucciones Previas en el Registro de Instrucciones Previas de la Comunidad de Madrid (Regip) para que puedan ser consultadas por el médico que las tiene que aplicar, en el momento preciso. Ésta es la parte que ha quedado vetada a los notarios.

Este Documento está regulado en la Ley 3/2005, de 23 de mayo, por la que se establece el ejercicio del derecho a formular instrucciones previas en el ámbito sanitario. Para poder registrarlo se deben utilizar los documentos propuestos por la Administración.

Los profesionales sanitarios están obligados a proporcionar a sus pacientes información acerca de su derecho a formular la declaración de instrucciones previas y a registrar en la historia clínica la existencia o no de éstas.

Deben, además, respetar los valores e instrucciones contenidos en la declaración y si el paciente está en proceso de morir y en situación de incapacidad, el equipo asistencial debe consultar el Registro, dejando constancia de la consulta en la historia clínica.

Los pacientes atendidos en instituciones sanitarias, o socio-sanitarias, recibirán a su ingreso información por escrito de sus derechos, garantías y de las obligaciones profesionales en relación con el derecho a formular instrucciones previas.

El registro del Documento de Instrucciones Previas lo debe realizar el interesado en alguno de los 71 hospitales públicos, privados y centros de salud de la CAM autorizados. Si designa un representante, éste deberá mostrar su escritura de poderes extendida por un notario.

Fuentes del Colegio Notarial de Madrid aseguraron ayer a elEconomista que, a pesar de todo, es posible para el intersado entregar la escritura en el Registo.

Esta misma situación se vivió hace unos años en Andalucía, con la intervención del defensor del Pueblo para que se recuperara la posibilidad de acudir al notario.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Iuris

Viernes, 10 de Noviembre de 2017


Blogs




Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

La notaría madrileña deja de registrar testamentos vitales - elEconomista.es