Límites para las exclusivas nacionales de la misma marca

  • Si existe un control único sobre la marca, desaparecen las restricciones
Más noticias sobre:
Foto: Corbis

Una empresa  no puede invocar el derecho exclusivo de explotación en un Estado de la Unión Europea (UE), como es España  frente a la comercialización de botellas procedentes de otro Estado miembro -Reino Unido-, si existen vínculos económicos entre los titulares respectivos y estas marcas se encuentran bajo un control único, que permita que la dueña de la marca en España tiene posibilidad de determinar directa o indirectamente los productos en los que se coloca la marca en el Reino Unido y de controlar su calidad.

Así, lo determina el Abogado General Mengozzi , una especie de juez de instrucción en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que explica que en cuanto a la prueba de que existe una coordinación entre los titulares de las marcas paralelas que puede dar lugar a una unicidad de control, la carga de la prueba recae, en principio, sobre el importador paralelo. 

En situaciones como las examinadas en el caso en litigio, aunque resultaría excesivo solicitar al importador paralelo que aporte la prueba del control único, sí debe en todo caso presentar un conjunto de indicios precisos y concordantes que permitan inferir la existencia de ese control. 

En presencia de un conjunto de indicios precisos y concordantes, el titular que desee oponerse a la importación en su territorio de los productos de que se trate deberá demostrar que no ha tenido lugar ningún acuerdo o coordinación con el titular de la marca en el Estado de exportación para someter la marca a un control único.

En el caso en litigio, la sociedad Schweppes International Ltd. es titular de la marca Schweppes en España, país en el que la sociedad Schweppes SA tiene un derecho exclusivo para la explotación de esta marca.   En 2014, Schweppes S.A. presentó una demanda por infracción del derecho de marca contra Red Paralela por haber importado y comercializado en España botellas de tónica de Schweppes procedentes del Reino Unido. 

En este país la marca Schweppes pertenece a Coca-Cola, que adquirió los derechos por cesión.  

Schweppes SA consideraba que estos actos son ilegales, dado que las botellas de tónica no han sido fabricadas y comercializadas por ella misma o con su consentimiento, sino por Coca-Cola, que no tiene ningún vínculo con el grupo Orangina Schweppes. Sostiene que, dada la identidad de los signos y de los productos, el consumidor no será capaz de distinguir la procedencia empresarial de dichas botellas. 

Empresas competidoras

Aunque las conclusiones del Abogado General no vinculan a los magistrados del TJUE a la hora de dictar sentencia, en el 90 por ciento de los casos son tenidas en cuenta y los fallos discurren en  la misma dirección,  por ello, Schweppes SA mostraba ayer su alegría en un comunicado hecho público, ya que asegura que la compañía no comparte el control de la marca Schweppes con el Grupo Coca-Cola, sino que son competidores. Por ello, consideran que Coca-Cola no puede importar botellas del Reino Unido.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0


Iuris

Viernes, 10 de Noviembre de 2017


Blogs




Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

Límites para las exclusivas nacionales de la misma marca - elEconomista.es