Bruselas estudia introducir un supervisor en las licitaciones públicas buscando la transparencia

9:41 - 26/06/2017
  • Con los 'pacto de integridad' se previene irregularidades e ineficiencias

De momento, los pactos de integridad son un proyecto piloto, pero, una vez obtenidos los resultados, la Comisión Europea (CE) estudiará cómo incorporarlos a la legislación de la UE. Esta figura, ideada por Transparencia Internacional (TI), pretende mejorar la eficiencia y la transparencia en los procesos de contratación pública a través de la introducción de un tercero independiente, miembro de la sociedad civil, que supervisa todas las fases del proceso.

En los países con más experiencia en la implementación de los pactos de integridad, los resultados son muy positivos. Según datos ofrecidos por Transparencia Internacional, en Hungría, el ahorro medio obtenido en los procesos de licitación en los que se han aplicado es del 30%. Una rebaja que compensa sobradamente el incremento del 0,5% que supone la financiación de los miembros y las necesidades del equipo del tercero independiente.

Esta reducción de costes se obtiene, por un lado, por la mejora de la eficiencia del proceso -evita el despilfarro y los sobrecostes- y, por otro, por la prevención del fraude y la corrupción, garantizando los principios de transparencia, concurrencia e igualdad de trato -y, al haber más competencia, se incrementan las opciones de que se produzcan mejores ofertas-.

¿Cómo funcionan?

El pacto de integridad debe referirse a una contratación específica. Su introducción conlleva que tanto la administración como la empresa licitadora se comprometan a desarrollar una conducta íntegra y a facilitar a la tercero independiente toda la información necesaria para que realice su labor de supervisión.

Esta organización realizará su labor de examen de todas las fases del proceso asistida de un grupo de monitores, compuesto por expertos en las materias que requiera el contrato. Asimismo, de forma periódica, hará públicos los resultados de su supervisión. La comunicación resulta esencial para garantizar la eficacia de los pactos de integridad, al actuar la exposición pública de cualquier irregularidad como incentivo para el rigor del proceso.

En Europa esta figura se ha aplicado, hasta ahora, en 17 proyectos cofinanciados por fondos europeos -dentro de un plan a cuatro años, de 2016 a 2020-. El conjunto de las licitaciones afectadas asciende a 920 millones de euros.

"No esperamos que los 17 sean historias de éxito, aunque confiamos en que lo tengan, pero nuestra idea es ver cómo lo podemos mejorar", explica Pascal Boijmans, de la Dirección de Política Regional y Urbana de la Comisión; que avanza que más que una aplicación general, Bruselas puede plantearse aplicarlos a algunos tipos específicos de contratos, "como por ejemplo, a los que estén por encima de 50 millones de euros".

Boijmans destacó que en el triángulo administración-licitador- monitor "es fundamental garantizar la independencia plena del monitor, para lo que es clave que su financiación no provenga directamente del contratante". En los proyectos en marcha, es la Comisión la que costea la labor de monitorización.

En España la única institución que ha dado el paso a introducir los pactos es el Ayuntamiento de Madrid, que lo ha aplicado en el proceso de licitación de los canales de atención al ciudadano de Línea Madrid -el teléfono 010, la web madrid.es o las redes sociales-, aunque hay otras administraciones que los están estudiando.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0


Iuris

Viernes, 8 de Septiembre de 2017


Blogs




Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

Bruselas estudia introducir un supervisor en las licitaciones públicas buscando la transparencia - elEconomista.es