Cambios 'gatopardescos' en el IRPF

19/03/2016 - 6:00 Actualizado: 14:00 - 19/03/16
Fotograma de la película 'El gatopardo', basada en la novela clásica.

En clara lógica con la modificación de la Ley de Renta que se produjo con efectos desde 1 de enero de 2015, precedida por todo un protocolario y publicitado informe para la reforma del sistema tributario emitido por un reconocido grupo de hacendistas, esta columna debería ser muy prolija.

Sin embargo, el común de los contribuyentes ya ha podido percibir en sus emolumentos las realmente pocas novedades que se han ido sucediendo, pues la más importante ha sido una revisión del sistema de retenciones para ajustarlo a unos tipos de gravamen que vuelven, en el mejor de los casos, a la tributación previa a la crisis económica que dejó el Gobierno anterior.

La rebaja de las retenciones iba a ser gradual, de modo que se le diera un primer mordisquito al ciudadano en 2015 y otro en 2016. No obstante, las elecciones en ciernes produjeron un "adelanto electoral" a julio del pasado año en la reducción de tipos, regulado de forma precipitada lo cual motivó muchos problemas de gestión a los sufridos profesionales que nos dedicamos a esto.

En cualquier caso, no se crean que esa reducción de tipos ha supuesto una trascendental rebaja impositiva. Esa reducción la han percibido, sobre todo, las rentas muy bajas y aquellas personas que han podido beneficiarse de las nuevas deducciones de 1.200 euros -léanse, subvenciones- asimilables a la tradicional para madres trabajadoras: las familias numerosas, las familias monoparentales y los tutores o curadores de personas con discapacidad.

Los demás, si acaso, habrán empeorado algo: se ha limitado económicamente la exoneración de gravamen percibida por los trabajadores en caso de despido, se ha rebajado la reducción para rentas plurianuales, las rentas en especie ven perjudicado su régimen, la prima de emisión y la reducción de capital pasan a generar una renta ficticia tributable, se crea un desbarajuste absurdo en la tributación de las rentas de socios de sociedades profesionales, se eliminan -con régimen transitorio, para no fastidiar mucho a los futuros votantes- los coeficientes que venían rebajando la tributación de las ganancias patrimoniales, se crea el impuesto de salida para aquel doblemente afortunado que tenga un gran patrimonio y deje estos desdichados lares patrios, y se reestructura el régimen de impatriados para trabajadores que pasen a residir en España.

Si algo merece ser destacado, además del habitual tira y afloja que todos los gobiernos pierden con los autónomos para limar el foco de fraude que son los módulos, nos encontramos con que las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de activos -acciones, fondos, inmuebles, etc.- pasan a tributar en todo caso en la base reducida del ahorro, con independencia del período de generación, facilitando así una tributación soft para las plusvalías especulativas. Buena noticia para el sufrido inversor que tenga la virtud de ganar dinero vendiendo algo.

Como se ve, poca cosa en realidad, pero suficiente para que nuestro particular Tancredi Falconeri cuadre los presupuestos y haga algo de propaganda, haciendo suyo el mítico "si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie", que nos legó la novela fundamental de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Gracias, ministro.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 6

#1
19-03-2016 / 22:16
Más módulos y menos coacción directa
Puntuación 0

"limar el foco de fraude que son los módulos" Mentira que no por repetirse va a ser verdad. En módulos no existe fraude puesto que dichas operaciones están sujetas a retención previa. Eso sí tiene un inconveniete: el margen interpretativo del técnico de hacienda es mucho menos por lo que el porcentaje de lo que se lleva sobre el fraude ficticio descubierto es menor. Pero para el contribuyente es lo mejor que puede existir, ya que aunque se pague más, tiene gran seguridad jurídica.

#2
20-03-2016 / 02:03
Me lo quedo (lo tuyo).
Puntuación 6

Mareando la perdiz para seguir saqueando.

#3
20-03-2016 / 09:48
joss
Puntuación 6

Hay que mantener a demasiado Político, el ciudadano no se entera de nada se le tima sin problema y no se da cuenta, a pagar.

#4
20-03-2016 / 10:40
ant
Puntuación 6

Las bajadas del IRPF suelen ser ficticias pues si en la misma proporcion no se deflactan las tablas de la liquidación anual, al hacer la declaración te cobran todo lo descontado.

#5
20-03-2016 / 10:48
El crítico
Puntuación 4

Y mientras lo políticos exentos de un montón de cosas en el IRPF y otras prebendas que pagamos los de siempre "LOS PAGANINIS" del pueblo.

Que conste que yo voté PP en el 2011 y Montoro me engaño como a muchos por eso en 2015 he votado a Ciudadanos y seguramente le siga votando de momento.

#6
20-03-2016 / 11:32
Ekidad
Puntuación 6

La Declaración es tan complicada que poco se entiende, yo siempre confeccionaba la mía, pero un año la hice con un gestor y la elaboró peor que cuando yo la hacía, claro que la mía no es tan complicada como la de una gran empresa, aun así me percaté de algunas incongruencias. Total que decidí continuar haciéndolas yo mismo. Opino que podría simplificarse o confeccionar impresos de acuerdo a la actividad del contribuyente, no es igual un trabajador o un pensionista que una gran empresa, pero la burocracia lo impide porque así aparentan que trabajan mucho y que es muy complicada su actividad.


Iuris

Viernes, 13 de Octubre de 2017


Blogs




Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens

Cambios 'gatopardescos' en el IRPF - elEconomista.es