Internacional

Los rescatados de la cueva de Tailandia cavaron un túnel para mantener el calor y usaron técnicas de meditación

  • "El entrenador era un monje, así que conoce técnicas de meditación"
Los rescatados se recuperan en el hospital. Foto: Reuters

El tutor de los 12 menores que pasaron más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia les hizo cavar un túnel para mantenerse calientes y les enseñó técnicas de meditación para que gastaran menos oxígeno, según ha relatado a la BBC el almirante de la Marina tailandesa Arpakorn Yuukongkaew.

El responsable de la operación de rescate ha admitido que cuando conocieron por primera vez la situación de los niños su equipo solo albergaba "una pequeña esperanza" de encontrarlos con vida en el interior de la cueva Tham Luang, en la que el grupo se adentró durante una excursión el sábado 23 de junio.

"Al final, esa pequeña esperanza se hizo realidad. Debo decir que lo hicieron muy bien, especialmente el entrenador", ha afirmado Yuukongkaew, que ha señalado que "utilizaron piedras para cavar hasta cinco metros y crear un túnel que les permitiera mantenerse calientes".

"Por lo que sé, el entrenador era un monje (budista), así que conoce técnicas de meditación y las utilizó para calmar a los niños y lograr que utilizaran tan poco aire como fuera posible", ha detallado el almirante tailandés. Yuukongkaw ha rendido además homenaje a su compañero Saman Gunan, que murió ahogado cuando regresaba de una misión para llevar suministros a los niños.

"Esta era una misión muy arriesgada. Buceábamos en condiciones que nunca habíamos visto. Él (Gunan) era una persona sacrificada, el sacrificio que hizo fue de una enorme honorabilidad", ha afirmado.

El jefe del equipo de rescate ha detallado que el buzo había estado retirado de la Marina desde hacía algunos años. "Cuando este incidente ocurrió, él supo que podía ayudar, así que se presentó como voluntario", ha dicho Yuukongkaw, que recalca que "los tailandeses y la gente del mundo entero respetan lo que hizo y le consideran un héroe".

Sobre sí mismo y el resto de sus compañeros, el almirante ha sostenido que no son "héroes", sino que hicieron todo lo que pudieron "de la mejor forma posible". "Lo único que no podíamos hacer era abandonar a la gente", ha alegado Yuukongkaw, que se declara "feliz" porque las trece personas atrapadas hayan salido con vida. "Hemos sufrido varios contratiempos. El nivel del agua ha estado subiendo de forma paulatina y no pensábamos que la misión tendría este éxito", ha reconocido.

Los 12 niños, de entre 11 y 16 años, y su entrenador, de 26, se internaron en la cueva tailandesa de Tham Luang, situada en el norte de la provincia de Chiang Rai, durante una excursión el sábado 23 de junio tras completar un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta inundó el camino de salida.

Estuvieron nueve días perdidos y sin alimentos hasta ser localizados y finalmente fueron rescatados de las profundidades de la cueva entre el domingo y el martes pasados. Las autoridades tailandesas han anunciado este miércoles que los cuatro primeros menores que fueron rescatados recibirán el alta médica el domingo, mientras que el resto tendrán que esperar una semana para poder volver a sus casas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.