Internacional

Un agujero sin fondo: la deuda pública en EEUU alcanzará los 29 billones en 2028

  • El déficit se 'acostumbrará' a superar el billón de dólares anuales
Foto: Dreamstime

Bajar impuestos, incrementar los costes de los servicios sociales y un crecimiento insuficiente es la mejor receta para incrementar la deuda pública. Y es exactamente lo que la Oficina Presupuestaria del Congreso de EEUU (CBO, por sus siglas en inglés), piensa que ocurrirá durante la próxima década, cuando el gigante de las barras y estrellas superará los 29 billones de dólares y el déficit público supere el billón de dólares año tras año.

Así lo recoge el informe de previsiones que realiza este organismo independiente para la década comprendida entre 2018 y 2028, que sin embargo podría aventurar datos mucho más optimistas de lo que ocurra finalmente, ya que realiza este ejercicio de adivinación considerando que no intervendrán en conflictos bélicos, no sufrirán grandes catástrofes naturales, atentados de gran calibre, no se verán afectados por guerras comerciales y que los tipos de interés continúen relativamente bajos.

Bajo esos supuestos, el CBO estima que los recortes de impuestos promovidos por el presidente Donald Trump y que fueron aprobados en el Congreso el pasado mes de diciembre costarán 1,9 billones de dólares en la próxima década, a lo que habría que sumar 580.000 millones en intereses de la deuda. Estos cálculos ya tienen en cuenta la mejora de la economía que auguran que promoverá la rebaja fiscal puesto que, aunque los recortes impositivos a las grandes corporacioes podrían pagarse por sí solos gracias al crecimiento económico, no será así en el caso de las rebajas fiscales a los pequeños negocios y a las familias, que afectan de una forma más generalizada y extienden el coste.

Otros dos billones de dólares de deuda vendrán dados por la autorización parlamentaria concecida para ampliar en 150.000 millones anuales el gasto federal para los próximos dos años. Aunque el tiempo de dicha autorización esté limitado a un bienio, la tendencia constante del incremento del gasto hace prever que se mantendrá o expanderá el mismo. De nuevo, los intereses de la deuda crecerán.

Finalmente, las partidas que más engrosarán los números rojos de las arcas estadounidenses son la Seguridad Social y los programas de cuidados sanitarios, suponiendo dos tercios del incremento anual del gasto del 5,5% de media. Estos 11,5 billones se irán añadiendo poco a poco, según la demografía vaya variando. El envejecimiento de la población no sólo hará que el gasto en pensiones sea mayor, sino que el coste de los tratamientos sanitarios también se encarecerá.

Crecimiento anual medio del 1,9%

Pese a los alarmantes datos de crecimiento de la deuda y del déficit, las previsiones del CBO con las variables macroeconómicas resultan optimistas. Por una parte, estiman un crecimiento medio anual del PIB del 1,9% entre 2018 y 2028, con previsiones de crecer el 3,3% en este año y del 2,4% el próximo, ambos auspiciados por la reforma fiscal.

Además, consideran que la Reserva Federal cumplirá con su objetivo de mantener la inflación cercana al 2% durante toda la década, mientras la ratio de desempleo se mantendrá constantemente por debajo del 5%, con mínimos el próximo año cuando bajará hasta el 3,3%.

En sus estimaciones más cercanas, las de 2018, vaticinan que el déficit ascenderá a 804.000 millones, lo que supone 139.000 millones más que en 2017. Y ya en 2019 se volverá a superar el billón de dólares de déficit, como ya ocurrió durante la Administración Obama en los años posteriores a la crisis financiera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias