Pymes y Emprendedores

Las pymes españolas, por debajo de la media europea en el uso de la nube

  • Solo el 21% de las empresas de la UE ha migrado sus datos
Imagen de Istock

La nube permite a las empresas acceder a servicios informáticos para adaptar sus negocios al entorno sin necesidad de construir o expandir su propia infraestructura tecnológica. Estos servicios pueden ser servidores, almacenamiento, bases de datos, redes, software, análisis, etc. a través de Internet. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores

El cloud computing permite a las empresas apostar por un modelo en el que las máquinas que ofrecen determinados servicios no están alojadas en sus oficinas, sino que están residiendo en un data center profesional arropado por un sistema de seguridad a través de un pago por uso, en el cual la empresa no tiene que comprar las maquinas sino que las alquila.

La nube democratiza el acceso a la tecnología, según declara el director general de Google Cloud, Isaac Hernández, "ya que anteriormente solo estaba disponible para grandes empresas, hoy están al alcance de cualquier pyme. Esto permite mejorar a cualquier negocio el acceso a la tecnología más avanzada, probarla y si no te funciona, solo tienes que dejarla de pagar".

En la Unión Europea, solo el 21% de las compañías ha dado el paso a utilizar los servicios de cloud computing en 2016, según revela el informe Digital economy and sociecity en EU 2018 elaborado por Eurostat. Pese a que todas las empresas de la Unión Europea, el 95% tenía acceso a Internet, solo el 45% de las grandes empresas contrató los servicios en la nube, frente al 21% de las pymes. En el caso de España, solo el 19% de las empresas ha migrado a la nube, aunque se sitúa por encima de Francia y Alemania, donde la cifra de empresas que ha contratado los servicios del cloud computing es del 17%. El mismo estudio revela que las empresas compraron los servicios en la nube en 2016 por dos motivos: el alojamiento de sistemas de correo electrónico, con el 65%, y el almacenamiento de archivos, con el 62%. Las compañías también suelen utilizar servicios en la nube para alojar sus bases datos, con un 44%, y para usar software de oficina, con un 41%.

Finlandia, a la cabeza

Por países, la compra de soluciones de este tipo en 2016 fue más común en Finlandia, con un 57%, seguido por Suecia, con un 49%; y Dinamarca, con un 42%. Teniendo en cuenta que solo el 19% de las empresas se ha lanzado al uso de los servicios en la nube, el potencial de crecimiento para las compañías como Google, Microsoft, Amazon o Alibaba proveedores de servicios en la nube con Google Cloud Services, Amazon AWS, Microsoft Azure y Alibaba Cloud, respectivamente, es bastante amplio.. Tal y como manifiesta el director general de Google Cloud, Isaac Hernández, el potencial de crecimiento se multiplica por diez, ya que casi todo está por ser migrado todavía. A nivel mundial, Google ya tiene cinco millones de empresas que utilizan algún servicio en la nube.

"De nuevo, la pequeña y mediana empresa es el candidato obvio a la nube porque no puede tener los recursos informáticos, los recursos de seguridad que requieren, pero sin embargo pueden "subcontratarlo" a una compañía como Google a lo que se dedica profesionalmente" aclara Hernández.

Ventajas para las empresas

Entre las ventajas que ofrece para una pequeña y mediana empresa la utilización de los servicios en la nube se encuentra el coste, porque elimina la inversión de capital que supone la adquisición de hardware y software aumenta la velocidad de los servicios; también permite escalar los recursos de forma elástica; y por último consigue aumentar la productividad, el rendimiento y la confiabilidad gracias a que se simplifican los procesos gracias a la creación de copias de seguridad de los datos, la recuperación ante desastres lo que permite la continuidad de la empresa. El pago por uso sería otra de la ventajas que ofrecen las plataformas de servicios en la nube lo que permite a las pymes ajustarse y ganar flexibilidad.

"Si la pyme crece, crecerá su gasto; si la pyme decrece, su gasto decrece también. La compra no requiere compra de sistemas informáticos complicados, sino que empiezas poquito a poquito como comienzan las startups, porque la cloud se adapta muy bien a las necesidades que tienen las pequeñas y medianas empresas", subraya Hernández. Para el director general de Google Cloud, "la nube democratiza el acceso a la tecnología ya que antes solo estaban disponibles para grandes empresas y hoy están al alcance de cualquier pyme". Entre los principales miedos en la adopción de los servicios de cloud computing se encuentra la seguridad, aunque según el director general de Sistel, Manuel Cazorla, las pymes no deberían temer el almacenamiento de sus datos en la nube.

"Sería como comparar una caja de caudales propia con una seguridad que te ofrece un banco. Para Google manejar esa información y esos servicios es el core de su negocio y no puede permitirse que eso no se haga bien. Para una compañía privada es muy difícil tener los recursos técnicos y sobretodo humanos para poder garantizar la seguridad, para poder garantizar el cumplimiento normativo y eso se puede conseguir a través de las soluciones de Google", aclara Cazorla.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.