Pymes y Emprendedores

Para montar una casa rural prepare 200.000 euros

Un alojamiento de ocho plazas genera 15.000 euros brutos anuales. Foto: eE

"Si buscas obtener beneficio rápido, este tipo de negocio no es para ti. Se trata de más de dinamizar que de rentabilizar", explica el presidente de la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur), Javier Herrera.

No sólo dinero y años son los ingredientes para cocinar una buen negocio de alojamiento rural: los trámites con diferentes instituciones y la búsqueda de las subvenciones son dos pasos claves en la creación de estas empresas familiares (el 90 por ciento de ellas lo son).

Poner en marcha una casa rural requiere un fuerte inversión, entre los 180.000 y los 200.000 euros (para una casa de diez plazas), y una lenta amortización.

Dime dónde y te diré cómo

La primera decisión que debe tomarse es la ubicación de la casa rural. Cada comunidad autónoma tiene su propia normativa en cuanto a la puesta en marcha y funcionamiento de las casas rurales. Según el número de plazas y la antigüedad de los edificios, cada comunidad cataloga los establecimientos.

En Andalucía, por ejemplo, para funcionar como una casa rural de alquiler por habitaciones debe acoger como máximo a 15 personas. La Rioja exige una antigüedad mínima de 25 años a las casas que se destinen a este negocio y la obligación de ofrecer el desayuno. Y Murcia sólo cuenta con estas casas en la zona interior de la comunidad, ya que reserva el litoral a otros proyectos urbanísticos.

Depende del entorno

Todo un mosaico de condiciones según los gustos de sus propietarios, aunque el sitio también va ligado a las condiciones del entorno en que se sitúa el negocio. La cercanía a parques naturales, playas o monumentos de interés cultural ayudan a rentabilizar el negocio más rápido. En los últimos tiempos "estas actividades dependen de empresas externas porque no podemos encargarnos de dos negocios a la vez", asegura Herrera.

Una vez tomada esta decisión, "en el fondo representa el cien por cien de la buena marcha del negocio", hay que definir la forma jurídica. Lo habitual es convertirse en autónomo o en una sociedad limitada, que es la forma elegida por los promotores rurales que regentan más de un alojamiento rural.

Trámites con el Ayuntamiento

Definida la forma jurídica es momento de trámites en el ayuntamiento correspondiente. Si ha decidido remodelar el edificio, pida la licencia de obras y acto seguido la de apertura, que tarda menos de un mes en hacerse efectiva. La mayoría de los consistorios cobran un dos por ciento del coste del proyecto. Hasta el momento, los gastos ascienden a una media de 150.000 euros. Pero los ceros siguen aumentando.

Las ayudas públicas ya no lucen como antaño y en la actualidad, al estar transpasadas las competencias turísticas a cada una de la comunidades, son éstas las que subvencionan parte de los negocios rústicos, explica Fernando Fraile, presidente del Intituto para la Calidad Turística Española. El gobierno de la comunidad subvenciona entre un "12 y un 15 por ciento de la inversión que se dedica a cada una de las habitaciones".

Una cuarta parte son gastos

Según los cálculos que maneja Asetur, un alojamiento de ocho plazas de alquiler completo (sin comidas ni limpieza diaria en el que los clientes pasan los días sólos) generan unos ingresos de 15.000 euros brutos anuales, de los que el 25 por ciento "se van" en agua, calefacción y luz.

A pesar de las claúsulas autonómicas que deben cumplirse, hay algunas comunes en todo el estado y que los inspectores encargados de dar el visto bueno a su negocio rural miran con lupa: una superficie mínima de 12 metros cuadrados para las habitaciones dobles y de seis para las sencillas, servicio de recogida de basuras, altura mínima de techos o que el propietario esté empadronado en la localidad son algunos de ellos.

Una manera de promocionar y aumentar la ocupación del negocio durante todo el año es el asociacionimo que el sector turístico español aprovecha desde hace más de 15 años. Las casi 10.900 casas rurales que funcionan en España pertenecen a alguna: cuesta una media de 120 euros anuales y tres euros más por cada una de las habitaciones que tenga su negocio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado