Flash Ecoley

El Ministerio Fiscal tendrá una cabecera propia en el Boletín Oficial del Estado

La fiscal General del Estado, María José Segarra. eE
Madrid

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará las instrucciones y circulares de la Fiscalía General del Estado bajo una cabecera propia, distinta a la que hasta ahora incluía todas las resoluciones de este tipo. Así se lo ha comunicado la ministra de Justicia, Dolores Delgado, a la fiscal general del Estado, María José Segarra.

Las futuras instrucciones y circulares de la Fiscalía General del Estado que deban publicarse en el BOE aparecerán recogidas en un epígrafe distinto al de Administración de Justicia, bajo el que habían aparecido publicadas hasta ahora. El nuevo capítulo se denomina Ministerio Fiscal, que es como aparece nombrada la institución en el artículo 12.4 de la Constitución. Delgado subraya que "la Fiscalía ya tiene a su disposición este cauce de publicación de sus circulares e instrucciones y de aquellos actos de exclusiva competencia del Ministerio Fiscal".

La ministra destaca que esta medida "viene a visibilizar mejor el esfuerzo de esta institución que trabaja diariamente en defensa de los derechos de los ciudadanos, la legalidad, el interés público tutelado por la ley y el interés social".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.