Firmas

Europa ofrece oportunidades (fuera de la UE)

Foto: Dreamstime

S uiza está creciendo a un ritmo acelerado del 3,4%. Noruega, al 2,2% este año, la más rápida de las economías de Escandinavia. Islandia está en un 3% este año al volver al rendimiento turboalimentado antes del colapso financiero. ¿Qué tienen en común todos esos países? Todos están en Europa, pero fuera de la UE. Mientras tanto, Italia vuelve a entrar en recesión. Francia está estancada de nuevo, e incluso Alemania se está ralentizando con otra caída en los pedidos de fábrica la semana pasada. A medida que comienza el último trimestre del año, cada vez resulta más claro que la Europa no perteneciente a la UE crecerá más rápidamente que la UE. Añada el Reino Unido a la mezcla y eso se vuelve aún más cierto. Se nos sigue diciendo que la pertenencia a la Unión es crucial para la economía, y que la producción colapsará si no hacemos un trato al marcharnos. Y, sin embargo, las pruebas de ello siguen siendo sorprendentemente escasas: todos los demás países de fuera parecen seguir haciéndolo muy bien.

A primera vista, no se puede esperar que haya mucha diferencia entre las tasas de crecimiento alemanas y suizas. Ambas son economías industriales de alta gama, orientadas a la exportación, altamente cualificadas y ricas en el corazón de Europa. De hecho, con su moneda tan fuerte, es de esperar que a los suizos les vaya un poco peor que a los alemanes. Pero esa no es la forma en que está funcionando. Esta semana, Suiza ha registrado su tasa de crecimiento trimestral más rápida en ocho años. Liderado por un sector manufacturero en alza, el crecimiento ha alcanzado el 3,4%, a pesar de la fortaleza del franco. Al otro lado de la frontera, sin embargo, la situación es diferente. Alemania reportó una caída sorprendente en la producción industrial, una caída en las exportaciones y una desaceleración en el crecimiento de los salarios, que bajó a sólo un 2% al año. Es un contraste sorprendente entre economías muy similares.

Algo similar está ocurriendo en Escandinavia, donde Noruega es ahora la economía de más rápido crecimiento de la región, con una tasa de expansión que se prevé que supere a Suecia a finales de este año. Islandia es demasiado pequeña para ser un ejemplo de algo, y su economía es casi tan estable como la de un niño pequeño, pero ha vuelto a su viejo yo rugiente después del colapso de 2008 y 2009. El crecimiento es ahora de 3,6 puntos porcentuales, y los analistas locales están empezando a preocuparse de que la corona sea demasiado fuerte. Dado que el Reino Unido se encuentra ahora en un extraño limbo a medias entre su pertenencia y su próxima salida, podría añadirse a la lista de países no integrados en la UE - y es notable que la expansión del Reino Unido en el segundo trimestre, del 0,4%, fue cómodamente superior al 0,3%. registrado en la zona euro.

Siempre es difícil comparar una economía con otra y hacer paralelismos significativos. Siempre hay docenas de factores diferentes en juego. Aun así, es obvio que los países de Europa Occidental que entran y salen de la UE son todos muy similares. Todos ellos se enfrentan a los mismos vientos en contra de la inminente guerra comercial, la creciente agitación en los mercados emergentes, el aumento del dólar y la desaceleración del comercio mundial. Y todos ellos tienen aproximadamente los mismos problemas de alto gasto en bienestar social, impuestos elevados, regulaciones estrictas del mercado laboral y envejecimiento demográfico. Claro, hay diferencias. Pero también hay muchas similitudes. A pesar de ello, los países de fuera de la UE obtienen mejores resultados.

Se nos sigue diciendo que la pertenencia a la Unión Europea es vital para la supervivencia de la economía británica. Pero hay sorprendentemente pocas pruebas de ello en las cifras. De hecho, las economías parecen crecer más rápidamente fuera de la UE que dentro de ella. ¿Por qué es eso? Es cierto que todos ellos tienen acuerdos comerciales o de asociación con Bruselas, lo que significa que tienen que cumplir con muchas de las normas y reglamentos establecidos desde ese centro. Pero también tienen más flexibilidad de la que tendrían de otro modo, ya sea en el control de su propia moneda, o en la legislación laboral, o en las normas de competencia, lo que significa que pueden adaptarse más rápidamente a las circunstancias cambiantes. Y por lo general pueden mantener una o dos políticas clave que mantienen intacta su competitividad. Mientras tanto, la UE sigue duplicando su modelo antiempresarial de alta tributación y alta regulación: basta con echar un vistazo a sus constantes ataques al sector tecnológico o a la intensificación de la protección del empleo. El mercado único tiene algunas ventajas, aunque son bastante menores en comparación con los aranceles máximos permitidos en virtud de las normas de la Organización Mundial del Comercio, pero se ven superadas fácilmente por la flexibilidad de que disfrutan las personas ajenas a ella. ¿El resultado neto? Crecen más rápido y es probable que sigan haciéndolo.

La lección para el Reino Unido es clara. Salir será traumático. A siete meses de nuestra partida, todavía no sabemos si llegaremos a un acuerdo o no (aunque ahora hay mejores expectativas), y si cumpliremos las condiciones y la legislación de la UE que tendremos que cumplir. Los exportadores no tienen idea de a qué aranceles podrían enfrentarse, y las empresas no saben cuántos trabajadores extranjeros podrán seguir contratando. Es caótico y empeorará a medida que se acerque marzo. Pero una vez que esté hecho, el Reino Unido lo hará bien. Suiza y Noruega están creciendo más rápido que sus vecinos por lo que podemos creer que, tras un año o dos de disrupciones, nosotros también lo haremos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.