Firmas

La encrucijada de la izquierda (I)

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Foto: Reuters.

El mundo de las fuerzas políticas, colectivos y personalidades que se reclaman de la Izquierda puede ser subdividido, grosso modo y con el riesgo de la simplificación, en dos grandes apartados.

En el primero estarían aquellas organizaciones políticas y sindicales que desde hace muchas décadas asumieron que el objetivo de las mismas era humanizar el Capitalismo sin apostar ya por la superación del mismo.

La otra visión de la Izquierda la constituirían aquellas otras organizaciones y personas que abominando del Capitalismo en su discurso teórico y político, propugnan reformas de mayor calado en el sistema pero cuidándose muy mucho de confrontar con las formas económica y política del mismo: la UE, la propiedad privada de los medios de producción, el discurso oficial contra el Estado planificador de la economía o los valores consumistas, alienantes y depredadores de la naturaleza que el sistema conlleva y que ha conseguido asentar en la sociedad.

En ese sentido lleva mucha razón Boaventura de Sousa Santos cuando afirma que el socialismo no forma parte, por ahora, de la agenda política de la Izquierda y que ésta (la izquierda) se divide en torno a los modelos de Capitalismo.

El problema para la Izquierda que se ha ido auto- calificando sucesivamente como revolucionaria, transformadora y progresista, consiste en que el fracaso del capitalismo globalizador y su cohorte de instituciones: UE, BM, FMI, OCM o TTIP, a la hora de mantener la ficción del progreso permanente y el reparto de las migajas del festín, la coloca en solitario ante la necesidad de dar una respuesta que conjugue la atención inmediata a los problemas de parados, precarios, pensionistas y desfavorecidos en general con una propuesta alternativa de Estado para el mañana nada lejano que se avecina.

Y no valdrán las martingalas escapistas de acusar de fascismo a todo aquél proyecto y discurso político que ganando el apoyo de la ciudadanía, se dedique simplemente a priorizar lo inmediato, lo urgente y perentorio para la inmensa mayoría, ofreciéndole al pueblo un protagonismo en la tarea de alcanzar la meta deseada.

Sin olvidar tampoco que el fascismo auténtico, tal y como demuestra la Historia, ha sido, y es, un movimiento de masas que se potencia exponencialmente cuando se dan dos hechos simultáneos: una crisis del Capitalismo y la debilidad ideológica, organizativa y programática de la Izquierda. ¿Cómo puede asumir la Izquierda el reto de ser útil y necesaria en la presente encrucijada?

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ABUELO CEBOLLETA
A Favor
En Contra

Ya esta el mamarracho divagando otra vez. Se hace pajas mentales con definiciones, sofismas, parabolas y demas, pero la gente sufre en sus carnes tener que sostener todos estos puercos con pensiones vitalicias (presentes y futuras), y aun encima la sanidad gratis y universal para cada guarro que llegue a la orilla, ademas de una paguita y complementos. Asi de malo es el capitalismo en este pais, y por eso el abuelo cebolleta quiere hacerlo mas socialista, para el no esta lo suficientemente "Maduro" como en Venezuela.

Anda, llama a la enfermera que te cambie el dodotis, que me da que tienes diarrea mental!!

Puntuación 0
#1
yomismo
A Favor
En Contra

El comentario número uno es ejemplar. Ejemplifica perfectamente la simbiosis perfecta entre ignorancia y falta de respeto a las opiniones que no son de su agrado, descalificando al que las emite.

Puntuación 0
#2
CHUCHI
A Favor
En Contra

No sale del carril que hizo descarrilar a todos los partidos en los países que quisieron llevar mas allá de lo que es posible la idea de todos iguales, pero el articulista atado a un yugo no sé si por convicción o por mantener el postureo, colocado frente a la realidad cotidiana, ha de sentirse lleno de contradicciones, si llevase minimamente su mensaje a la práctica, no le quedaría otra que repartir lo que tiene entre aquellos que, según él, son víctimas del sistema, aunque eso tendría un peligro, quizás lo aprovecharían otros para decir que es de los suyos y beatificarlo.

En fin, que lo suyo, en este modelo, debe ser un sin vivir.

Puntuación 0
#3