Firmas

Moral Santín y la "bronca" a tarjetero black de Izquierda Unida

José Antonio Moral Santín, exdirigente de Izquierda Unida

Hace tres semanas comparecía en la comisión de investigación de la crisis financiera, José Antonio Moral Santín, exdirigente de Izquierda Unida (actualmente Unidos Podemos), y ex director general de Telemadrid, que comparecía por haber sido vicepresidente y consejero de Caja Madrid y Bankia bajo las presidencias de Miguel Blesa y Rato. El Sr. Moral Santín ha sido condenado a cuatros años de prisión por haberse beneficiado de las tarjetas black: 456.000 euros, de ellos 386.000 en efectivo, sacando dinero del cajero. Ayer me enteré de que el señor Moral Santín se quejaba formalmente a la Presidenta del Congreso de la "bronca" que, según él, le echamos los diputados de la Comisión.

Como creo que los diputados debemos rendir cuentas, fundamentalmente a los españoles, les dejo aquí mi réplica al Sr. Moral Santín, que él pudo contestar, y por supuesto no hizo:

"Por añadir algo, lamento que nos haya tomado por tontos o por imbéciles; es decir, cuando yo le he preguntado si usted declaró esas retribuciones, me ha contestado que sí, que no lo sabe y que las elevemos al íntegro. Vamos a ver, cuando se eleva al íntegro es porque no se ha declarado la correspondiente retribución, y usted está diciendo que lo que tenía que haber hecho Caja Madrid era haberle retenido, aunque evidentemente no lo hizo porque no sabía cuánto dinero se gastaba de la tarjeta black.

Una elevación al íntegro supone que había una relación que, según usted, no era laboral ni mercantil, es decir, que ustedes, como órganos de administración con otros consejeros de otros partidos políticos confundieron el patrimonio de Caja Madrid con su patrimonio personal. Bueno, eso no es una retribución, eso se llama saqueo. Y si hipotéticamente fuese una retribución, usted me está diciendo que lo que tenía que haber hecho Caja Madrid era elevárselo al íntegro para que usted solamente tuviese que pagar 2000 euros más a Hacienda. Es decir, que Caja Madrid-Bankia, le tenía que haber pagado muchísimo más dinero por sus grandes servicios, tanto como entre un 35 y un 42% más de retenciones ingresadas a su nombre en Hacienda, que usted no sabe si se ha hecho o no, pero, eso sí, parece tener muy claro a qué cuenta iba todo esto.

Esto en cuanto a las tarjetas black por las que usted y otros representantes de partidos políticos, del Partido Popular, del Partido Socialista y de Izquierda Unida, al igual que de los sindicatos y demás, han sido condenados y están pendientes de revisión. En fin, es bastante más sencillo aclarar directamente que ustedes no declararon esas supuestas retribuciones que, según usted dijo, tenían una base legal pero que la Comunidad de Madrid no la había transcrito; luego, parece ser que no tenían base legal. En cualquier caso, una retribución que no se declara a Hacienda y que, además de no declararse a Hacienda, la propia entidad no sabe cuál es porque ni siquiera le pasa el certificado de retenciones y que además no se debe, según usted, a una relación laboral ni mercantil, eso, realizado por parte de un órgano de gobierno, es más o menos coger el dinero de la caja, en nuestra humilde opinión, y es absolutamente intolerable.

En segundo lugar, usted se ha referido a que todo esto lo sabía la inspección de Hacienda y que en todo caso eran relaciones especiales que llevaba personalmente el presidente. Esto es maravilloso, es echarle la culpa a los muertos. Por una parte, al fallecido inspector Cipriano Muñoz, quien, por cierto, todo sea dicho, fue compañero de promoción del señor Aznar y que tenía despacho en la propia Caja Madrid muy cercano al que ocupaba usted y que no levantó actas de retenciones, que yo sepa -corríjame si me equivoco-, solamente las relativas al

impuesto de sociedades. Por otra parte, al fallecido presidente -por cierto, también inspector de Hacienda- Miguel Blesa, que debía pensar que lo más transparente del mundo, como ha dicho muy acertadamente la señora Oramas, consistía en sacar dinero directamente del cajero no se sabe para qué. ¿Usted podría aclararnos si todo ese dinero se lo quedó usted personalmente o fue a otros destinos?

Otra cuestión realmente sorprendente es que usted dice, y cito textualmente, que nunca se debieron vender participaciones preferentes más que a inversores institucionales o a gente extraordinariamente informada. ¿Me quiere explicar qué puñetas hizo usted y el resto de consejeros políticos en la comisión ejecutiva fijando objetivos en cuanto a política comercial y en el consejo de administración para colocar preferentes a ciudadanos, según sus mismas palabras, desinformados? Además, usted me dice que el Santander tenía más emisiones, aunque son valores del Santander que son híbridos y no preferentes, pero es igual, son 3000 millones de euros. Vamos a ver, si ustedes colocan -y usted como vicepresidente de la entidad- un objetivo comercial de 3000 millones de euros trasladando los riesgos a los particulares, ¿me quiere explicar a quién pretendían vender 3000 millones de euros de preferentes en 2009? Hubiese sido recomendable que usted hubiese actuado de acuerdo con lo que ha dicho aquí o, por lo menos, como mínimo, haber pedido disculpas por no haber hecho esto.

Otra cuestión. Usted ha explicado aquí una serie de decisiones salvo precisamente aquellas en las que usted tenía firma y decisión. En primer término, usted ha hablado sobre la reformulación de las cuentas de Bankia que hizo el señor Goirigolzarri -al que, cuando pase por aquí, le preguntaremos al respecto-, pero lo que sí sería fundamentalmente relevante es que usted explicase las cuentas. Por cierto, al hilo de las preferentes y la colocación de acciones, es verdad que ustedes lo hicieron con la colaboración del Banco de España, pero pidieron la autorización para cargar los deterioros con cargo a reservas y esa autorización se les concedió. Eso hizo que Caja Madrid en un primer momento y posteriormente Bankia tuviesen beneficios; por eso, y solamente por eso, ustedes siguieron pagando los cupones de las preferentes. Le podemos echar la culpa a Europa de que luego las preferentes tuviesen que asumir pérdidas; pérdidas que se habían derivado de su nefasta gestión en Caja Madrid y de haber hecho una fusión con Bancaja sin haber hecho una mínima diligencia. De todo esto le echan la culpa al Banco de España. Dicen que eso se lo impuso el Banco de España; incluso, en una cosa sorprendente, me dice que el Banco de España formaba los consejos de Bankia y de BFA. Bien. Yo le he hecho una pregunta. ¿Fue una decisión política, fue una decisión del Banco de España sacar Bankia a bolsa? Es una pregunta muy concreta. Respóndanos sí o no. Estas serían una serie de cuestiones que merecen una mínima explicación.

Para concluir, usted dice que 18 000 millones de euros eran demasiado en lo que es la aportación de capital en Bankia. Lo que tuvimos que pagar entre todos los españoles igual fue demasiado, pero lo que está claro es que cuando ustedes sacaron Bankia a bolsa, Bankia estaba en quiebra. A lo mejor no hubiesen hecho falta 18 000 millones -ponga 10 000-, pero es que si no se pone una cantidad de dinero público exagerada, Bankia estaba literalmente quebrada, con unas cuentas que no reflejaban la realidad, como luego ocurrió. Yo le rogaría, si lo tiene a bien, que conteste a todo esto; si no quiere, no conteste, pero, por favor, le agradecería, no tanto por nosotros, el Grupo Parlamentario Ciudadanos que hemos solicitado su comparecencia, sino por respeto al resto de los españoles, que no nos tome a los diputados de esta Comisión por tontos."

Aquí tienen la intervención en vídeo. ¿Qué les parece, me pasé yo o quizás el comportamiento y la intervención del ex dirigente de IU fue impresentable?

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado