Fantasía concreta

4/05/2018 - 0:22
  • Nuestra sociedad necesita más que una propuesta de futuribles verosímiles
Foto: Archivo
En profundidad

Las diversas organizaciones políticas de la izquierda de nuestro país, y con la intención clara y confesada de alcanzar un frente común, desarrollan múltiples propuestas, hacen llamamientos y muestran su disposición a llevar a cabo cambios importantes organizativos internos que faciliten la ampliación del espectro social capaz de hegemonizar un cambio profundo.

Esta loable disposición a terminar con la postración total y absoluta en la que la vida económica, política, cultural, ideológica e incluso judicial se desenvuelve en nuestro país, debiera a mi juicio, tener en cuenta algunas cuestiones que considero importantes.

La primera consiste en evidenciar por vía del ejemplo cotidiano, que el proyecto debe ser concebido para una acción que supere los estrechos y próximos horizontes electorales y vaya más allá de los mismos. De no ser así perdería credibilidad.

La segunda es desterrar la sempiterna tentación de invocar a la unidad de la izquierda sin más referente para ello que las siglas, tanto las que se consideran próximas como las antagonistas. Ya va siendo hora de que juzguemos según las políticas, los valores, los comportamientos y las ejecutorias.

La tercera consiste en la forja o creación de un contrapoder capaz de superar la situación actual y a la vez construir la alternativa sólida de Gobierno. Ello exige, sin duda, una izquierda generosa, con voluntad de sumergirse en el abigarrado tejido social que teniendo en común soportar el peso de la injusticia, no ha encontrado a quien o quienes trabajen en su seno para conseguir que pase de existir "en sí" a una determinación colectiva de actuar "para sí".

Una sociedad como la nuestra, inmersa en una crisis total y absoluta, necesita de algo más que una mera propuesta de futuribles más o menos verosímiles. Las grandes ideas que galvanizan a los colectivos sociales, o que deberían hacerlo al menos, se componen de tres elementos imprescindibles e indisolublemente ligados: valores de ética y justicia, proyectos de inmediata atención a los más desfavorecidos y horizontes de protagonismo social para la construcción colectiva de una nueva época. Este es el cuarto eje del proyecto.

Se trata en definitiva de convocar a la mayoría para participar en la consecución de una "fantasía concreta" que actúe, como decía Antonio Gramsci sobre un pueblo disperso, hastiado y pulverizado para suscitar y organizar su propia voluntad colectiva.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 5

#1
04-05-2018 / 06:31
cuando la linde se acaba, este sigue
Puntuación 3

estas enfermo, calavera

segun tu el pais nunca estuvo peor

Tu lo que quieres es otro zp que cuente con la ayuda del coletas. Si al primero le llevo poco mas de un lustro dejar el pais como un erial, a esos dos juntos, y dado que no partimos de la boyante situacion de 2011, en seis meses en quiebra. Despues lloraras que no te pagan la pension por la que tan duro "trabajaste". Mejor harias cerrando la boca, que cuando la abres sube el pan

#2
04-05-2018 / 09:20
Krapusa
Puntuación -2

"trabajar" también es contraargumentar el pensamiento único (...) aunque algunos no lo vean, y el día que eso no sea así, flaco favor se le hará a la democracia.

#3
04-05-2018 / 10:52
Pepito
Puntuación 4

Sr profesor ; a examen ...

1.-Defina " contrapoder"

2.- Si España esta inmersa en una "crisis total"; defina la situación de Venezuela, Cuba, Corea N ...

#4
04-05-2018 / 11:32
Dictaduras no.
Puntuación 4

Si malo fue el fascismo, no lo fue menos el comunismo.

#5
04-05-2018 / 12:19
yomismo
Puntuación 3

Demasiado tiempo discutiendo si son galgos o podencos, y cuando nos queremos dar cuenta ya estaremos muertos, sin saber si hemos sido comidos por un galgo o por un podenco.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora

Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 99,62 +13,28 +15,38%
FRA 30,03 +4,82 +19,12%
ITA 188,22 +23,31 +14,14%
GRE 399,71 +3,46 +0,87%
POR 150,38 +21,55 +16,72%

Ecotrader



Evasión

Mónaco, un paraíso fiscal creciente

Mónaco, un paraíso fiscal creciente



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens