Coherencia

17/04/2018 - 0:37
Oriol Junqueras. Foto: Reuters
En profundidad

Lo menos que puede pedirse a quien ostenta una responsabilidad pública es que actúe con cierta coherencia. Pero en esta España de hoy en día en la que la política se pudre, arrasada por los peores vicios de los partidos, ya no queda ni eso.

Hace no tanto, un ministro de Felipe González, José Luis Corcuera, dimitió porque el Tribunal Constitucional le dijo que su ley, conocida como la de la patada en la puerta, violaba los principios de la Carta Magna. Y no fue el único, que catorce años dan para mucho. Hoy no podríamos imaginar tal ejemplo de integridad.

Ahora está de moda mirar hacia otro lado como si no fuera con uno, resistir y embarrar los periódicos, esparciendo ejemplos execrables en las filas de los adversarios. Javier Maroto (PP) exigía la cabeza de Toni Cantó (Ciudadanos) y de José Luís Ábalos (PSOE) porque al parecer han mentido en su currículum. Lo pide el mismo Partido Popular que se niega a entregar la pieza de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. ¿En qué quedamos? ¿Hay o no hay que dimitir por faltar a la verdad? Más grave es lo que ocurre en Andalucía. Cualquiera que no haya oído hablar de los ERE, podría pensar que el dinero voló por las ventanas en un descuido y nadie se enteró. Y no se trata precisamente de una cantidad pequeña. Se desviaron entre 600 millones y 800 millones de un presupuesto que ronda los 29.000 millones, el porcentaje no es desdeñable.

Pero, por lo que dicen al juez, Manuel Chaves y José Antonio Griñán no entraban en esas minucias y Pedro Sánchez, además, lo entiende, porque resulta que son buena gente. Si me apuran, que digan que no sabían que era para comprar nuevas voluntades y financiar amiguetes, pero al menos tendrían que admitir que sin ellos en la Presidencia de la Junta nunca hubiera sido posible hacerlo.

Ahora bien, en esto de escaquearse los separatistas catalanes se llevan la palma. Artur Mas abrió la brecha endilgando a los voluntarios toda la organización del referéndum del 9-N. Por su parte, Carmen Forcadell fue su alumna aventajada. Con tal de aplazar la entrada en prisión, debió presentarse ante el juez Pablo Llarena como la más firme defensora de la Constitución. Oriol Junqueras, incluso, va camino de superarla. Asegura que no se gastó ni un euro público en el proceso. ¿Y las urnas? ¿Las papeletas? ¿Las embajadas? ¿Los invitados periodistas? Ay, es que la coherencia puede salir cara. Y fuera del partido en el que algunos han pasado toda una vida les va a resultar difícil encontrar un trabajo digno con el que ganarse el pan.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 2

#1
17-04-2018 / 10:37
ALMUSTAFA
Puntuación -1

Coherencia

1. Relación lógica entre dos cosas o entre las partes o elementos de algo de modo que no se produce contradicción ni oposición entre ellas.

2. Cualidad de la persona coherente o que actúa en consecuencia con sus ideas o con lo que expresa.

… a menos que la coherencia sea espontánea, sea un resultado y no un principio tendrá muy poco significado, será sólo la cuerda que ate a uno a sus ideas, a lo que expresa, como si fuese un esclavo, y en tal conducta no hay verdad, no hay libertad, … en cambio si hay claridad la coherencia surge por sí misma, si hay claridad surge una conducta la cual puede llamarse coherente … así que tener la coherencia como un principio tiene muy poco valor, … es como el que escucha por educación, por respeto, que no escucha en absoluto, y en lo cual no hay verdad, no hay respeto, no hay humildad, … porque sólo puede escucharse por interés en lo que el otro dice, a través de una atención completa, … pero guardar silencio mientra el otro habla sin ningún interés en lo que dice es un gran desprecio, no respeto, …

#2
17-04-2018 / 17:25
AMAIA
Puntuación 2

Ana Samboal:

TU SI QUE TE EXPRESAS CON CLARIDAD MERIDIANA.

ME GUSTAN TUS ART. PORQUE EXPONES CLARIVIDENCIA Y RACIONALIDAD.

¡ENHORABUENA!,

Y SIGUE EN ESA LINEA, NECESITAMOS MUCHAS PERIODISTAS COMO TU.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El Flash del mercado






El flash: toda la última hora

Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 67,63 -1,47 -2,13%
FRA 21,04 -0,97 -4,40%
ITA 115,83 -2,95 -2,48%
GRE 340,02 -5,39 -1,56%
POR 105,93 -0,51 -0,48%

Ecotrader



Evasión

El perrito caliente de langosta

El perrito caliente de langosta



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens