Una de los nuestros

13/04/2018 - 0:49
  • Cifuentes es la más reciente incorporación al club de la 'cosa nostra'
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Foto: Archivo
En profundidad

En plena ovación a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por parte de los asistentes a la convención del Partido Popular en la ciudad de Sevilla, las palabras de la ministra de Defensa, la señora María Dolores de Cospedal, han resonado como las de Jahvé en el Sinaí. El resumen de las mismas es obvio: Hay que defender lo nuestro y a los nuestros.

Está claro que al hablar de los "nuestros" se estaba refiriendo a la señora Cristina Cifuentes, la más ilustre y recién llegada al club de la cosa nostra en el que hace tiempo se convirtió el entramado direccional del partido que está en el Gobierno de España. Pero, ¿qué significa exactamente lo nuestro? ¿Qué contenidos conlleva tal expresión? ¿Qué comparten en común todos ellos? Si se tratase de una propuesta política hubiera dicho nuestro proyecto. Si por el contrario hubiera hecho alusión a la organización habría hablado de nuestro partido. Está claro que en este caso el inconsciente, el subconsciente y el consciente le han jugado una mala pasada a la señora ministra.

Lo nuestro no es otra cosa que el uso y abuso de la cosa pública como si fuera de su propiedad privada. Conexiones y ramificaciones en la administración de la Justicia, en el funcionamiento de la Universidad pública, en numerosos medios de comunicación influyentes, tanto públicos como privados, en instituciones y organismos del Estado, en empresas necesitadas de proveer sus carteras de pedidos con obras públicas o suministros de material bélico, etc.

Es decir, lo nuestro como dice María Dolores de Cospedal es el campo de actividad por el que transitan con la patente de corso que les dan los usos y costumbres tan afincados en esta piel de toro así como la aquiescencia de quienes como Lázaro comían las migajas que caían de la mesa del rico Epulón.

Lo nuestro es la eterna confusión entre democracia y campechanía. Entre la Ley y las comidas entre amiguetes con mucho poder, las cacerías, las juergas con hetairas de alto standing, los importantes acontecimientos sociales impresos en las revistas del corazón: bodas, bautizos, puestas de largo, y un inacabable etcétera.

Y por debajo de tanto oropel, sobres, comisiones, fullerías bursátiles, primas, subvenciones, fondos buitre, trinques, coimas y en fin, la parte alícuota en el botín. ¿Hay algo más nuestro? ¿Hay algo más sagrado que esta causa? ¿Cómo osan cuestionar este estatus secular que la Transición bautizó en el Jordán democrático?


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 3

#1
13-04-2018 / 09:22
yomismo
Puntuación 10

Cuando alguno de estos cae en desgracia, cuando es pillado in fraganti, con las manos en la masa, los que los aplaudían le darán la espalda y aseguraran que apenas lo conocían, que como mucho intercambiaron un saludo. Luego, se dirá que el Estado de Derecho funciona y quien la hace la paga, todo mentira puesto que estos caen solo cuando se produce un chivatazo de su entorno, quizas un antiguo amigo o un amante despechado. Los cuerpos de seguridad del estado y los tribunales se sienten más comodos persiguiendo y sancionando al robagallinas.

A regañadientes las élites de este país entregan a uno de los suyos cuando no queda más remedio, ello les permite seguir con la “fiesta”, mientiéndonos cuando dicen que el sistema funciona y que la justicia alcanza a todos. El sistema para sobrevivir, ha de dar la impresión de que todos somos iguales ante la ley, y para ello de vez en cuando hay que sacrificar una pieza mayor.

#2
13-04-2018 / 10:45
VACILON
Puntuación -5

vaya, un discurso sin mentiras, destilando la verdad de los politicos que se nutren de nuestros impuestos. Casi diria que no lo ha escrito usted, porque faltan las habituales alabanzas a Pudimos, y la justificacion de los delitos de los corruptos secesionistas.

#3
13-04-2018 / 19:22
canaricat
Puntuación 0

Esta sistema funciona desde siempre en este regimen franquista versión pos transacion

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 68,16 -0,45 -0,66%
FRA 21,59 -0,14 -0,62%
ITA 118,24 -0,29 -0,24%
GRE 346,67 +0,37 +0,11%
POR 108,19 +0,37 +0,34%

Ecotrader



Evasión

El perrito caliente de langosta

El perrito caliente de langosta



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens