Firmas

Soberbia

Álvaro Nadal. Foto: Archivo.

La soberbia es el único pecado que Dios no perdona y esto es lo que le puede pasar a algunos ministros. Entre las elites económicas se escucha cada vez con mayor frecuencia que es lo que le sucede al titular de Energía, Álvaro Nadal. En muy poco tiempo protagonizó episodios que han hecho saltar las alarmas. El enfrentamiento no es solo con los reguladores o con las grandes empresas, sino también con colegas de Gabinete, sin olvidar a los medios. El último conflicto se produjo por un cambio en las reglas de juego sin respetar los periodos regulatorios establecidos por la UE para corregir "un error" -puesto en evidencia gracias al Constitucional- en el sector del gas... y que después salpicó al eléctrico.

Su proceder provocó un castigo bursátil a las empresas energéticas con el consiguiente efecto en su capitalización. Algo que recuerda lo que ya le pasó en los días más crudos de la crisis cuando dejó entrever que España podría abandonar el euro si no recibía ayuda financiera y que provocó una brutal especulación con la prima de riesgo que se situó a niveles insoportables. Luego dijo que no, que había sido otro. Pero la Historia nos enseña que la testosterona sumada a la imprudencia son malas consejeras, como nos recuerda Orson Welles en su film Soberbia (1943).

Pero siendo esto grave, peor es el daño reputacional al país, dado que la seguridad jurídica queda en entredicho si nos atenemos a JP Morgan: "El Gobierno cambia las reglas de juego en medio del partido"; Bank of America Merrill Lynch: "Regulación por capricho", por no olvidar a Kepler Cheuvreux: "Matar todo lo que se mueve".

Algo similar sucedió en otras áreas como Justicia e Interior, ambas tuteladas por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Según el índice que elabora The Economist, la gestión que se hace de la crisis catalana puede devaluar el "estatus democrático" de España, que podría bajar de categoría a "democracia imperfecta" si la situación continúa así.

Este clima es lo que llevó a un inversor en Davos a preguntar al Rey sobre el particular y el Monarca respondió: "Mi país es un Estado de Derecho donde la seguridad jurídica prevalece y la Constitución y las leyes se cumplen". Pues que sea así, pero de verdad porque se tarda mucho en construirla y se pierde con facilidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Zipi
A Favor
En Contra

Pues política no hacen nada y por la gente no miran por lo que no se de qué tienen que estar orgullosos. Este y los demás miembros del Gobierno del Plasmas se van a llevar tal tunda el año que viene en las autonómicas y luego en las generales que se les van a quitar las ganas de sacar pecho.

Empolloncines de ICADE y CUNEF no , gracias.

Puntuación 1
#1
ronin from japan
A Favor
En Contra

La soberbia, la vais a pagar en las siguientes elecciones generales, dònde ciudadanos va a arrasar, adios, queridos soberbios!

Vanitas pecato mundi

Puntuación 0
#2
Tanti
A Favor
En Contra

A este ministro le falla la materia gris.

En próxima remodelación de gobierno, con la ida de de Guindos al BCE, Rajoy deberia prescindir de él, sino mal negocio hará Rajoy manteniendolo.

Saludos

Puntuación -1
#3