Cataluña

La realidad catalana

Foto de archivo

El resultado de las elecciones catalanas arroja una premisa, ningún partido político, ni personaje público, puede hablar en nombre de los catalanes y de Cataluña. Ahora se aprecia que los catalanes piensan de muy diversa manera. No existen mayorías suficientes para ostentar la fuerza suficiente para hablar en nombre de un pueblo. Asumida esta realidad por los ciudadanos, también deben asumirla los políticos. Los partidos que defendían el independentismo deben aceptar que no conseguirán a corto o medio plazo una mayoría social suficiente que apoye sus objetivos y los que desean continuar como hasta ahora, no pueden arrojar a los políticos defensores de la DUI, porque carecen de representación suficiente.

Dada esta dura y evidente realidad, sería bueno que los dos grupos enfrentados se olvidaran durante un tiempo de objetivos ilusorios, utópicos y se concentraran en las políticas en las que todos los catalanes, los de un lado y los del otro, nos hallamos de acuerdo.

Un elemento a añadir a esta dura realidad es la interferencia del poder judicial en la política catalana. Algunos políticos no contaron con que la justicia se inmiscuiría en sus decisiones. No tomaron en consideración la realidad y es el hecho que no existe sociedad que se sostenga sin el correcto cumplimiento de la ley. La ley puede modificarse y existen mecanismos para ello, pero nadie puede actuar en su contra, ni con votos, ni apelando a la democracia, sin advertir que el principal bastión de un colectivo es el respeto a la ley.

Ahora también se asume en Cataluña que los políticos pueden ir a prisión por incumplir la leyes que nos vinculan a todos.

Ante estas evidentes realidades, sería bueno aparcar objetivos hoy inalcanzables, tales como la independencia de Cataluña y ponerse de acuerdo en las políticas factibles de un modo inmediato. Si consiguiéramos ponernos de acuerdo todos los catalanes en determinados objetivos, poseeríamos una enorme fuerza. Si las discusiones consisten en quien debe presidir el país o bien, el mejor modo de continuar el procés, nuestra sociedad prolongará su crisis hasta provocar una autentica agonía.

Continuando con esta línea argumental pragmática y parafraseando a Fraga cuando dijo que "la política hace extraños compañeros de cama ", propondría para Cataluña un gobierno de coalición entre Ciudadanos, Junts per Catalunya, ERC y PSC, dejando fuera a la CUP y Podemos.

Este Gobierno obtendría una mayoría de más del 80% de diputados en el Parlamant y representaría a una inmensa mayoría de catalanes. El president no podría ser Puigdemont, ya que no sería creíble que se desdijera de su voluntad manifiesta de continuar con la independencia, y la imagen que se tiene de su persona, tanto en Cataluña como en el resto de España y el extranjero, es la de un hombre que intentó un objetivo político sin tener ni una mayoría de ciudadanos catalanes a su favor, ni los medios necesarios para conseguirla.

En cambio, Junqueras, más pragmático podría obviar durante esta legislatura su proyecto independentista y ser el president. Inés Arrimadas presidirá el Parlament, Miguel Iceta ostentaría la vicepresidencia de la Generalitat y Elsa Artadi sería la primera consellera.

Deberían ponerse de acuerdo en el programa de gobierno para una legislatura y centrarse en las grandes carencias de Cataluña, su financiación, la mejora de su educación, la integración de los inmigrantes, la organización y contención turística, las infraestructuras y cualquier otro objetivo realista que desearan abordar.

Este nuevo gobierno debería solicitar de inmediato al Ejecutivo central una amnistía de los delitos en los que pudieran haber incurrido los políticos catalanes. Este gobierno de coalición nos demostraría a los catalanes que nos representan políticos con visión de estado y no visionarios que pretenden alcanzar la luna con las manos vacías, y al resto de España mostraría la solidez de un pueblo que se une para afrontar momentos difíciles.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias

Nacho
A Favor
En Contra

Para partirse de la risa...

Al resto de los españoles no nos quedan por leer más soplapoyeces...

La primera vez que leo algo de este hombre...

Espero que sea la última...

Puntuación 17
#1
narvari
A Favor
En Contra

De acuerdo en todo, excepto en una cosa!. Los golpistas tienen que ser juzgados con la máxima rigurosidad, y de indulto ni hablar!. Los gamberros y los amotinados a prisión!. Y a partir de ahí, hablamos...

Puntuación 31
#2
Es la Mafia.
A Favor
En Contra

No es eso, Cat está gobernada por la Mafia del 3%, nada que no sea escapar a los tribunales españoles es importante, ni la economía catalana, ni la seguridad en las calles, nada. Y ha convencido a un millón de ignorantes totales ofreciédoles helado todos los días. No se rompa la cabeza, Sr articulista.

Puntuación 17
#3
J garcía
A Favor
En Contra

Mientras su utopía llega, 155, boicot y carcel

Help catalonia!!

Puntuación -1
#4
forrest gump
A Favor
En Contra

Cataluña como el Titanic choco con un iceberg, los mas inteligentes o afortunados cogieron un bote y abandonaron el barco, el resto se hundió con el barco

En Cataluña esta pasando lo mismo, los mas inteligentes o con posibilidad están abandonando Cataluña, el resto terminara en la miseria con Cataluña

Puntuación 14
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Algo que decir
A Favor
En Contra

Efectivamente, nadie puede hablar de Cataluña o dar una opinión única ya que hay diversidad de opiniones y posiciones. Dicho esto, sostener la opción de un gobierno como el que usted propone es ignorar en buena parte lo que ocurre y ha ocurrido en esta comunidad autónoma.

Puntuación 8
#6
rick
A Favor
En Contra

Pues, siendo pragmáticos la solución propuesta es muy razonable. Hay que salir del impasse en que nos ha dejado la auténtica realidad catalana. Hay que enfrentarse a los hechos objetivos y actuar con la mayor ecuanimidad para permitir que la comunidad catalana avance y vuelva a ser el buque insignia del progreso en España. Y no soy ni catalán ni catalanista.

Puntuación 1
#7
Mel
A Favor
En Contra

Para que se diese un gobierno de concentración en Cataluña, primero deben bajar del monte los que se han echado a él, y eso parece muy dificil de explicar por estos y de asumir por casi media población.

Puntuación 13
#8
Ramoncillo
A Favor
En Contra

Con gente en la cárcel o exiliados sin juicio no hay nada a hacer.

¿Aceptaria España el concierto vasco para TODAS las regiones?

No lo creo

La mayoría de independentistas lo somos por no ver otra opción realista. Dentro de 5/10 años seremos un 10% más, y entonces ¿Qué?

Puntuación -10
#9
Mariano Rajonius Cuntactor
A Favor
En Contra

Buenas tardes. Quería puntualizar el comentario #6.

Usted se profesa independentista al no ver otra opción realista en el horizonte. Pero, ¿és la independencia una opción realista? Lo sucedido durante los últimos meses ha generado serias dudas y graves consecuencias a este camino.

Los ciudadanos de este país, ya sean catalanes, vascos o gallegos, de donde sea, tenemos muchos intereses en común.

Es aquí donde hay que ponerse a trabajar.

Usted dice que 5/10 años puede que el idependentismo suba un 10%, pero puede que haya un 30% más de ciudadanos del resto del estado que vean a cataluña, digamos con cierta desconfianza, y entonces ¿Qué?

1ro. Respeto entre todos los ciudadanos.

2ndo. Que cataluña consiga la máxima representación política en el congreso y desde allí que trabaje para mejorar su región.

Un saludo.

Puntuación 4
#10
Hay que leer verdaderas idioteces palmarias
A Favor
En Contra

Vaya paridón!!!!!!!!!!!!!!!!!!

A sí que presidiera una mierd de gobiernillo el recluso bizco, vamos, vaya ocurrencia!!!

Así, deberian vaciar las cárceles con más motivo, no te fastidia?

Puntuación 2
#11