El 'seny', la 'rauxa' y la huida de capitales

12/10/2017 - 23:10
Foto de archivo

El seny catalán tiene mucho que ver con el sentido común. Eso que hace ver las cosas con ecuanimidad antes de tomar una decisión precipitada. Se puede entender como sensatez, prudencia o cordura. Y también como mesura a la hora de encarar los problemas de la vida. Lo que encierra un individualismo que, como decía Jaume Vicens i Vives, "aúna l'esperit feíner, el seny, el sentit de la contítiuitat, la tradíció familiar i la responsabílitat social". Que Josep Pla traducía en: una forma de ser atenta a la prosperidad, siempre que el viento vaya a favor, aunque le falte espíritu de riesgo.

De ahí que el seny se haya encontrado siempre cara a cara con su contrario: la rauxa, el arrebato, la contra e, incluso, el odio al diferente. Lo que Vicens Vives decía que se encuentra en la base de las acciones subversivas catalanas. Una forma de ser y de actuar totalmente contraria al espíritu de pacto que subyace en el seny colectivo, que es mayoritario en Cataluña. La rauxa encierra en sí un permanente movimiento revolucionario, anarquista también, que históricamente ha pretendido desestabilizar a Cataluña y al resto de España.

En los últimos cuarenta años, al hilo de la estabilidad institucional, el seny catalán fue negociando importantes contraprestaciones económicas y múltiples transferencias con los diferentes Gobiernos del Estado. Así logró unos niveles de autogobierno impensables en cualquier otra región europea; permitiendo a Cataluña unos niveles de bienestar y de presencia internacional muy por encima de otras regiones españolas. A la vez, el seny político, reunido en torno a Convergència i Unió, y agrupado alrededor de la clase empresarial catalana, fue alimentando, consciente o inconscientemente, la rauxa mediante una política educativa basada en un nacionalismo extremo, centrado en el odio a todo lo español.

La torpeza de José Luis Rodríguez Zapatero el 13 de noviembre de 2003, con aquello de que "apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalán", vino a alimentar con más fuerza la rauxa, y puso en funcionamiento los mecanismos necesarios para cambiar todo lo que había sucedido hasta entonces. A lo que se unió la crisis económica como complemento necesario.

Convergència i Unió se deshizo de sus aliados transmutándose en Junts pel Sí. Se dieron nuevas alas a Esquerra Republicana y surgió con fuerza el movimiento que faltaba: la CUP, la Candidatura d'Unitat Popular. Un grupo antisistema cuyo objetivo, como todos los de su género, se basa en destruir las estructuras políticas tradicionales. Un movimiento revolucionario que "toma la calle" como se ha podido ver en las últimas fechas. Con Convergència i Unió desaparecida, con el seny empresarial adormecido ante los acontecimientos, y con sus dirigentes políticos embarcados en la rauxa aliados con la CUP, era previsible la confrontación institucional. Una Cataluña independiente abriría la caja de Pandora de otros movimientos similares dentro de España y desestabilizaría la Unión Europea en su conjunto. Algo de imprevisibles consecuencias a nivel global. De ahí que el "problema catalán" haya tomado dimensiones internacionales. No por la importancia que pueda tener Cataluña en sí misma, sino por el hecho de que las inestabilidades europeas podrían ir más allá de lo estrictamente económico, abriendo nuevos espacios a una mayor confrontación Este-Oeste con la OTAN de por medio.

Con todo, es entendible el rechazo que los independentistas catalanes tienen a nivel internacional, como también el repliegue en masa del seny económico hacia otras comunidades autónomas en España. Una cosa es obtener beneficios como fruto de presiones más o menos explícitas, y otro muy diferente perder todo lo que se tiene una vez que la rauxa política se ha adueñado de la situación en Cataluña.

La desbandada económica, incluida la turística, ha puesto a Cataluña en una situación dramática. Seguramente son ciertos los números que hablan de una pérdida del 20% del PIB catalán y una caída del 25% de las reservas hoteleras. Las inestabilidades políticas ahuyentan a los que buscan tranquilidad sin riesgos, ya sean simpatizantes de la causa o simplemente observadores. Que CaixaBank haya salido, con Criteria, Adeslas, y otras compañías del grupo, dice mucho de lo que sucede en Cataluña.

En estos días hemos visto a derecha e izquierda propuestas extremas. Unos, a la derecha de espectro, queriendo echar al actual presidente español con insultos muy graves. Otros, a la izquierda, subiéndose al carro de los independentistas para ver si, al final, consiguen la revolución bolivariana en España. Y al final, ha sucedido lo más razonable: el 73% del Parlamento, los representantes de la inmensa mayoría de los españoles, han dicho "basta". El seny, esta vez el seny español, al lado del catalán, ha puesto sus condiciones: el Parlamento es la sede de la soberanía nacional, todo es discutible dentro de la Constitución y nada es posible fuera de ella. Conviene releer el artículo 2 antes de ir al 155.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 2

#1
13-10-2017 / 00:10
.
Puntuación -10

La orina (del latín urina) es un líquido acuoso transparente y amarillento, de olor característico, secretado por los riñones y eliminado al exterior por el aparato urinario. La orina puede servir para determinar la presencia de algunas enfermedades. En los laboratorios clínicos se abrevia u o uri. En español, los prefijos de todas las palabras relacionadas con la orina son uri- y uro-.

Después de la producción de orina por los riñones, ésta recorre los uréteres hasta la vejiga urinaria, donde se almacena y después es expulsada al exterior del cuerpo a través de la uretra, mediante la micción.

#2
13-10-2017 / 11:52
francanal
Puntuación 3

Algunos de los que fueron votar al referéndum no se apearán de su independentismo porque la intensidad de sus prejuicios ideológicos les impide ver la realidad. Otros muchos, quizá la mayoría, están recapacitando cuando han comenzado a saborear lo que acarrea la independencia.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 119,56 -1,39 -1,15%
FRA 40,98 -0,51 -1,22%
ITA 164,98 -3,08 -1,83%
GRE 513,58 -0,09 -0,02%
POR 196,50 +3,56 +1,84%

Ecotrader



Evasión

Así es el Tinder de los empresarios

Así es el Tinder de los empresarios



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens