Los peligros del monóxido de dihidrógeno

13:00 - 13/09/2017
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime.
En profundidad
Más noticias

La campaña contra la emisión de CO2 a la atmósfera no debe suspender nuestra atención acerca del uso y abuso de monóxido de dihidrógeno (MODH), cuya aspiración accidental mata cada año a miles de personas sin que los gobiernos, especialmente el de los EEUU, hagan nada por evitarlo.

En su forma gaseosa produce quemaduras severas, aparte de contribuir a una fuerte erosión de los paisajes naturales y a la corrosión de muchos metales, siendo el principal componente de la lluvia ácida. Grandes cantidades de MODH se han encontrado en arroyos, lagos y otras reservas hídricas, incluso en los hielos de la Antártica. Los industriales, insensibles al problema, arrojan sin recato sus residuos de MODH a los ríos y los lagos y nada puede hacerse para evitarlo porque esta práctica sigue siendo legal.

En estos términos se expresaba un manifiesto leído por un alumno a sus compañeros de segundo curso de Bachillerato Internacional del Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid. Un manifiesto que terminaba con estas palabras: "¡El horror ha de ser detenido!". Una vez leída la proclama, el redactor se dirigió a sus condiscípulos y les preguntó: "¿Quiénes estáis dispuestos a firmar este manifiesto?".

De un total de 60 estudiantes, 48 estuvieron en disposición de firmarlo en el acto, 10 pidieron tiempo para estudiarlo y dos alegaron que el manifiesto era una broma de mal gusto. Preguntados los dos disidentes en qué se basaban para afirmar tal cosa, uno de ellos se levantó y dijo: "Porque el MODH es agua" y, luego, entre risas, y con humor no exento de desprecio, añadió: "¡¡Gilipollas!!".

De esta imaginativa e inteligente broma colegial podemos, pienso yo, sacar algunas conclusiones aplicables a nuestra exagerada candidez de simples mortales a la hora de escuchar a los apocalípticos y a los manipuladores mediáticos a su servicio cuando pretendan acoquinarnos a cuenta de nuestras supuestas culpas con la Naturaleza, a la cual, según ellos, maltratamos. Es preciso huir de la manipulación como de la peste.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 121,41 -0,96 -0,79%
FRA 29,37 -0,53 -1,78%
ITA 171,10 +0,36 +0,21%
GRE 518,04 +2,41 +0,47%
POR 202,78 -2,24 -1,09%

Ecotrader



Evasión

El primer barco de lujo eléctrico

El primer barco de lujo eléctrico



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens