Moscovici señala el camino al PSOE

23/06/2017 - 13:07
  • El 6% del PS francés es una lección gratuita de la que se puede aprender
Pierre Moscovici y Pedro Sánchez durante su reunión. Foto: EFE

En profundidad
Más noticias

El futuro del tratado de comercio que con toda seguridad van a suscribir la Unión Europea y Canadá no está amenazado por la posición pequeña que adopte un partido político en un parlamento nacional. Las decisiones en la UE se aprueban con un consenso amplio que se demostró garantizado tanto en el europarlamento como en las sucesivas reuniones de los líderes que son plenamente ejecutivas aunque necesiten del refrendo de las cámaras parlamentarias de los distintos países. En España, el apoyo a este tratado transcontinental no parece que esté en riesgo pese al fuerte crecimiento de los escaños hostiles a la globalización.

El cambio de posición del Partido Socialista en torno a este asunto ha provocado desconcierto en múltiples ámbitos, incluido el seno interno del primer partido de la oposición donde hay incluso diputados socialistas que se están pensando el sentido del voto en la votación del CETA la próxima semana. El presidente valenciano ha cuestionado la rectificación de la dirección de su partido recordando que la suya es la segunda Comunidad Autónoma en exportaciones al extranjero de nuestro país y que el tejido productivo valenciano no puede caer en dudas filosóficas sobre el respaldo a los acuerdos comerciales con cualquier economía del mundo. Los puestos de trabajo en Valencia los dará la venta de productos a Canadá, no la defensa de unos difusos derechos medioambientales que por ende no están cuestionados en ningún acuerdo internacional.

Las corrientes sociales y políticas que se oponen a este tipo de convenios vienen de lejos. Dicen representar a la ciudadanía que pierde derechos en beneficio de las grandes corporaciones. El argumento ofrecido por el PSOE para justificar su nueva posición sobre el tratado es que de sus 1.600 páginas sólo cuatro hablan de esos derechos de la gente. Pero cuando la gente opina, al menos en España, siempre se muestra abrumadoramente favorable al entendimiento internacional y a las relaciones de amistad, de comercio y de progreso con otros países.

La cuestión a discernir, y eso es lo que corresponde a un líder político, es si interesa más en la toma de decisiones la opinión de los militantes de tu partido o la del conjunto de los ciudadanos españoles. La respuesta a esa disyuntiva sólo se obtiene leyendo los resultados electorales, pero Pedro Sánchez tiene el gran hándicap de que el horizonte para unas nuevas elecciones parece aún lejano, por lo que tiene que guiarse de su olfato político y sus intuiciones.

El riesgo que corre él como dirigente máximo y su formación política como proyecto colectivo es dejarse llevar por la vanidad de su victoria y por la ola del apoyo recibido entendiendo que sirve para modificar sólidas posiciones del Partido Socialista durante sus más de 100 años de historia. Esas posiciones siempre han sido de defensa de la globalización y oposición al aislamiento, al cierre de fronteras y al proteccionismo. Hasta ahora esos eran sellos identificativos de otros actores. Como le dijo a Sánchez el comisario Moscovici en su encuentro en Madrid, el 6% del PS francés es una lección gratuita de la que puede aprender cualquiera que se lo proponga.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 95,62 +1,18 +1,25%
FRA 24,02 -0,60 -2,42%
ITA 154,61 -1,95 -1,25%
GRE 477,80 +2,20 +0,46%
POR 238,90 -1,24 -0,52%

Ecotrader



Evasión

5 clubes privados para el verano

5 clubes privados para el verano



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens