España, un país de camareros

20/06/2017 - 0:11
  • La impresión que se llevan los turistas sobre un país depende de ellos
Foto: Archivo
En profundidad

Con ese tono condescendiente propio de muchos intelectuales y pseudointelectuales de nuestro país, nos llegan con frecuencia los avisos de que por el camino que vamos nos convertiremos pronto en un país de camareros lo que, al parecer, tendría consecuencias nefastas.

Lo primero que hay que decir es que ya somos un país de camareros. Cerca de 1.500.000 personas se dedican a este esforzado y abnegado trabajo. No creo que ninguna otra profesión cuente con semejante número de adeptos. Dicho esto, recordemos a los que transitan por el camino que lleva a la "turismofobia" la enorme importancia de esa profesión en el funcionamiento de nuestro sistema económico y en la imagen de España.

Recientemente, Alexander Gilmour iniciaba un artículo en el Financial Times con una interesante frase: "Los camareros son las ventanas a través de las cuales vemos el alma de las ciudades". En San Sebastián, continúa, "irradian encanto y optimismo y, como no conocía a nadie más, asumí que en esa ciudad todos son gente encantadora. En París, sin embargo, se burlan de uno en cuanto no domina el francés."

El camarero se convierte así en un "embajador" del país en el que está trabajando y en su mano está, siendo competente, limpio y atento, que los turistas se lleven la mejor impresión. En ese mismo periódico, su corresponsal en España, Tobias Buck, se maravillaba hace ya un par de años, y al poco de llegar a la capital, de la capacidad, habilidad y memoria de los camareros madrileños (yo todavía me sigo maravillando) que eran capaces de servir los variados pedidos de cualquier barra de bar o mesa de café, que van del templado en taza pequeña corto de café al americano, descafeinado en vaso con leche fría, por supuesto sin errores, y cobrar todo, junto o por separado, al poco tiempo de ser solicitada la cuenta. Muy pocos sectores han merecido esta atención del corresponsal. Decía el presidente de la compañía aérea escandinava SAS, el gran Jan Carlzon, en su libro El momento de la verdad, que en una empresa de servicios, en este caso una compañía aérea, lo más importante son las personas y que el momento clave es aquel en el que el cliente se encuentra por primera vez frente a frente con la persona que representa a la empresa que le va a prestar el servicio. Como consecuencia, en SAS los empleados del check in o los que atendían las puertas de embarque tenían una gran capacidad de decisión. El camarero suele ser el primer empleado de España con el que trata el viajero.

Para muchos turistas y especialmente para los que viajan con turoperador en régimen de todo incluido, es fundamental establecer una buena relación con el camarero que les va a atender durante su estancia, que, muchas veces, es el único español al que van a conocer durante sus días de vacaciones (suponiendo que el camarero sea español). Él o ella les va a ayudar a navegar por el desconocido mundo de los vinos, de los productos locales y de los menús del hotel o restaurante y puede conseguir que las vacaciones sean un éxito o un fracaso.

Conocer al barman o al maître por su nombre otorga prestigio, y junto con lo señalado anteriormente, ayuda al cliente europeo a repetir su viaje al lugar donde se encuentra bien. Y bien sabido es que el repetidor es el cliente más preciado.

Un buen camarero necesita mucha inteligencia emocional, la que nunca tendrán los robots que ocuparán muchos trabajos, pero no podrán sustituir a los que además de servir platos y copas sirven ilusiones y conocimiento.

Ese desprecio hacia el "país de camareros" viene de que, en general, es un trabajo mal pagado en relación al esfuerzo exigido, que tiene jornadas laborales anómalas, un alto nivel de precariedad y muy baja sindicación. Alguna medidas, como incluir el servicio en la factura, al estilo americano, podrían ayudar a una disminución del fraude fiscal y a una mejora de las condiciones laborales que ayudarían a que muchos se mostraran orgullosos de vivir en un país de camareros.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 10

#1
20-06-2017 / 00:39
ala, a montar un bar...
Puntuación 24

Si, totalmente de acuerdo con el fondo del artículo.

Pero ser un país de camareros únicamente nos convierte en un país bananero.

#2
20-06-2017 / 01:07
Er
Puntuación 12

Y tb entrenador de fútbol, somos los mejores

#3
20-06-2017 / 03:42
Nh3 para españa
Puntuación 29

Lo malo de ser un pais de camareros no es que sea un sector con escasa cualificación o condiciones laborales malas. Es más bien que quiere decir que nos hemos convertido en un pais que no tiene demasiado que aportar al mundo, que depende de que otros paises que les apetezca venir aqui a gastarse su dinero. Que no cuenta ni economicamente ni tecnologicamente en el mundo.

#4
20-06-2017 / 07:40
Koletas
Puntuación 5

Solo hay que ver al coletas en el congreso.

Coletas! Uno de calamares! Y dos Coca Colas para Espinar!

#5
20-06-2017 / 09:07
Izquierda clasista
Puntuación 1

El odio a los camareros no hace más que expresar lo que todos sabemos: que los izquierdistas no son más que unos señoritos cortijeros clasistas.

El camarero, al igual que el comercial, es uno de los puntales de cualquier empresa y uno de sus trabajadores más importantes, puesto que es la cara pública de la empresa y el que vende todo el trabajo de la empresa al cliente y le convence de que gastar su dinero a cambio de los productos y servicios de la empresa es una magnífica idea.

El sector turístico es uno de los sectores de mayor valor añadido y en el que España es una auténtica potencia. La productividad de los camareros españoles es brutal, son capaces de prestar con mucha menos gente más servicio que camareros del resto del mundo y encima con una sonrisa en la boca. Cualquiera que haya acudido con asiduidad al extranjero sabe que los camareros españoles están a años luz de los camareros de la gran mayoría de países y que tienen una calidad brutal.

Pero para los señoritos cortijeros de la izquierda el puesto de camarero es de gente de poca clase, no como ellos, ungidos hijitos de papá. Y no se explican cómo un camarero puede ser mucho más vital para la economía que ellos, a los que papi tuvo varios años en la universidad. La diferencia es que el camarero ha aprendido en la empresa, no se le cayeron los anillos por trabajar, mientras que los señoritos hijitos de papá de la izquierda perdían su tiempo en la universidad con manifas y botellones. Así que los que trabajaron ahora ganan más dinero, y los hijitos mimados señoritos cortijeros de la izquierda no los quiere nadie en su empresa porque para tener un inútil que no sabe trabajar y está todo el día trabajando mejor no lo contratas.

#6
20-06-2017 / 11:16
Cisneros65
Puntuación 11

Que conste que no tengo nada en contra de la honrosa profesión de camarero. Kissinger dijo que España era una nación adecuada para los camareros. La cuestión es quién gana más dinero, si un camarero español o un ingeniero alemán u holandés o suizo. La respuesta está clara y esa es la diferencia.

#7
20-06-2017 / 11:44
Pregunta sin trampa
Puntuación 3

"La cuestión es quién gana más dinero, si un camarero español o un ingeniero alemán u holandés o suizo. La respuesta está clara y esa es la diferencia."

Pues empieza a plantearla de forma adecuada. ¿Gana más un ingeniero alemán/holandés/suizo/español o un camarero alemán/holandés/suizo/español? Porque lo mismo te llevas una sorpresa. Hay muchos tipos de bares y muchos tipos de ingenieros. Te puedo decir de muchos hoteles donde el metre gana más que el 90% de los ingenieros españoles o extranjeros. Y muy merecidamente ya que de él depende una facturación muy superior y mucha más gente que de la mayoría de los ingenieros.

Así que dejemos libertad a la gente y a las empresas para que se dediquen a lo que quiera, y sin denigrarlos. Ni un camarero es menos que un ingeniero ni un ingeniero es menos que un camarero.

#8
20-06-2017 / 13:56
ivan
Puntuación 5

Denigrar una profesion como la de ser camarero, albañil, ingeniero,.etc.....es tipico de los inútiles que no han servido para nada en toda su vida y han procurado tripear y vivir del cuento a costa de otros.

#9
20-06-2017 / 14:58
Cisneros65
Puntuación 2

A lo mejor no he sabido plantear la ecuación bien, pero la renta media en esos países es superior a la española por bastante y desde hace decenas y decenas de años. España se sostiene por el turismo de masas y para eso no es necesario que la gente sea culta, sino que sea amable, cosa diferente. ¿Vendemos patentes? No. ¿Inventamos?. No....y no sé qué relación hay entre eso y la libertad.

#10
20-06-2017 / 19:46
ULF
Puntuación 2

Totalmente de acuerdo con #9. Lo demás son el retraso de la derecha que no es derecha, sino basura liberal.






El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 116,06 -0,66 -0,56%
FRA 28,12 -0,14 -0,51%
ITA 163,85 +4,21 +2,64%
GRE 512,75 +2,41 +0,47%
POR 196,94 -0,31 -0,16%

Ecotrader



Evasión

En el armario de un ejecutivo

En el armario de un ejecutivo



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens