hipotecas, ley y populismos

14/01/2017 - 6:00 Actualizado: 09:00 - 14/01/17
espana-billete-50euros.jpg

No hace mucho que el mercado hipotecario español era objeto de estudio y admiración por parte de todos los países. ¿Qué le hacía tan atractivo desde la óptica económica? Prácticamente todo. A destacar: la rapidez en la concesión de la financiación, la facilidad en el acceso al préstamo, el importe financiado que en algunos casos superaba el valor de la vivienda, los tipos de interés con diferenciales tan reducidos que eran la envidia de los consumidores en otros países, las posibilidad en tipos de préstamos...

Créanme, no exagero cuando hago estas afirmaciones: nuestro mercado hipotecario era ejemplo de eficiencia y flexibilidad en todo el mundo.

Sin embargo, y como si fuese un castillo de naipes, esa imagen se ha desmoronado, tanto en España como en Europa y el culpable es la vertiente jurídica. Los tribunales, nacionales y europeos, han emitido sentencias que cuestionan las prácticas de los bancos y por supuesto del propio mercado hipotecario. Están frescas en la memoria las resoluciones judiciales sobre cláusulas suelo y su retroactividad, swap de tipos de interés, el papel y las responsabilidad de los avalistas. Sin ir más lejos, esta misma semana este diario nos daba a conocer la interpretación que algún tribunal ha hecho sobre la dación en pago. Pero no se parará el tema aquí, dentro de muy poco tendremos sentencias que casi con seguridad serán adversas para los bancos, esta vez las hipotecas multidivisas.

Ante esta situación se hace necesario, además de urgente que el Gobierno, tal y como ha anunciado, se ponga manos a la obra y promulgue una nueva ley sobre la materia. La actual es un dolor de cabeza constante y su mantenimiento puede deparar consecuencias económicas indeseadas. El ministro Luis de Guindos ya ha anunciado que el Ejecutivo está en la labor. Es de agradecer la rapidez, pero es que la cuestión, insisto, es de máxima urgencia, más en un país orientado a la adquisición de vivienda. Sin embargo, en este empeño el Gobierno y las Cortes deben ser muy prudentes y huir de populismos.

La nueva ley debe promover la transparencia total y absoluta. Fundamental que obligue a entregar una información clara y completa a todos aquellos que acceden a un crédito hipotecario; ahora bien tengamos en cuenta que nunca se podrán contemplar todos los escenarios posibles. Por supuesto, debe quedar muy claro cuál es el papel y las obligaciones de un avalista. Es necesario que queden claramente detallados y resaltados lo riesgos económicos y financieros contraídos, a través de claúsulas diferenciadas del resto, por supuesto con sus preceptivas simulaciones. Sobre estas claúsulas se debería obligar a firmar a los prestatarios dando fe de que entienden, comprenden y asumen el riesgo. La figura de los notarios, como fedatarios públicos, es clave en todo este desempeño. Deberían llevar a cabo un papel mucho más proactivo que el desempañado hasta el momento. Por supuesto, ver y estudiar la posibilidades de una nueva tipología de hipoteca, no generalizarla, donde se reconozca la posibilidad de la dación en pago y sus características jurídicas y económicas. Se puede y se debería limitar determinados tipos de financiación a personas no cualificadas, tal y como se hace en inversiones con la figura de los inversores cualificados. Por no extenderme, es necesario cerrar todos los flecos legales que han puesto a nuestro sistema hipotecario en entredicho, pero tener presente que económicamente nuestro mercado era eficiente.

Ahora bien, evitemos populismos y caminos rápidos. La ley no puede demonizar a los bancos, como algunos sectores de la opinión pública incluso medios de comunicación lo están haciendo. Cierto que han cometido muchos errores, ahora bien, hay sentencias de juzgados que son ampliamente polémicas y contradictorias a juicio de reputados juristas. Recordemos que los bancos no tienen el dinero, como alguno dice. El dinero de los bancos es de depositantes y financiadores, sus recursos propios son muy escasos frente al volumen que prestan. Los países avanzados, económicamente, cuentan con sistemas bancarios fuertes y solventes.

La nueva ley debe aclarar y mejorar la protección al consumidor, pero debe tener en cuenta la eficiencia económica. La judicialización de la economía es siempre muy conflictiva y tiene efectos a largo plazo indeseables. La extensión de la dación en pago llevaría inexorablemente a fuertes restricciones al acceso del crédito hipotecario; disminuiría el porcentaje de financiación a otorgar por la compra de un inmueble; dispararía los diferenciales o, si lo prefiere, encarecería sustancialmente los intereses.

Nuestros jóvenes y las capas más débiles económicamente hablando tendrían muy difícil el acceso al crédito. Si las condiciones se endurecen fuertemente para conseguir la anhelada financiación, si ésta es escasa y además no cubre un porcentaje importante del monto total de la vivienda, si los tipos de interés son altos, si se disparan los gastos por formalización de las hipotecas, entonces los mismo populistas que hoy criminalizan a la banca, lo volverán a hacer nuevamente. Esta vez la queja por la que elevarían la voz sería por la negación a dar crédito para el acceso a la vivienda propia.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 11

#1
14-01-2017 / 11:11
Jose
Puntuación 8

Totalmente de acuerdo, me alegra leer que aun hay gente sensata en este país nuestro.

#2
14-01-2017 / 15:38
Pablo.
Puntuación 2

Si, ya. Y tenemos financiero más seguro del mundo.

...y 40.000 millones de Euros que jamás volveremos a ver.

Y todavía los hay que escriben gilipolleces como las de arriba. Hace falta ser ...

#3
14-01-2017 / 15:58
Luas
Puntuación 2

Y pensar que todo esto lo comenzó el bigotín mamarracho de las Azores con la ley de liberalización del suelo...

#4
14-01-2017 / 16:40
Jajaja
Puntuación 5

En todos los paises del mundo , menos en España existe la dacion en pago.España como siempre retrasada.

#5
14-01-2017 / 16:54
Como?
Puntuación 0

Si quiere decir que desaparecerán las hipotecas basura de España , hasta que no lo vea , no me lo creo.Las hipotecas basura , el flamenco y la tortilla de patatas es lo típico de España.

#6
14-01-2017 / 18:10
Pocotoco
Puntuación 3

El artículo se contradice a si mismo en el momento que alaba las virtudes de la banca española, y a la vez afirma que los países avanzados cuentan con un sistema bancario ''fuerte y solvente''.

Se deduce que efectivamente nuestro sistema bancario ni es fuerte ni es solvente. Y la devolución de dinero cobrado ilegalmente supone un duro golpe para nuestro sistema, que ha basado su negocio en malas prácticas.

Además, precisamente los jóvenes y las capas más débiles de la población son los menos interesados en conseguir crédito para una hipoteca, y por contra, los más interesados en conseguir financiación para emprendimiento o ampliación de negocio. Decir que lo que la clase baja, media, o como queramos denominarlo, son créditos al CONSUMO, es algo que sólo se puede hacer con muy mala intención.

Que se dejen de hipotecas, créditos para coches nuevos, ordenadores y televisores de 50 pulgadas. Pero claro, esos préstamos sí que dan intereses muy jugosos.

#7
14-01-2017 / 20:13
Efectivamente
Puntuación 4

En Alemania los políticos no quieren hipotecas basura y en España en cambio están bien vistas , que no necesitamos hipotecas basura , necesitamos puestos de trabajo.

#8
14-01-2017 / 20:13
Efectivamente
Puntuación 3

En Alemania los políticos no quieren hipotecas basura y en España en cambio están bien vistas , que no necesitamos hipotecas basura , necesitamos puestos de trabajo.

#9
15-01-2017 / 11:53
JonS
Puntuación 0

Dadas las prácticas mafiosas de los bancos, verificadas hasta la saciedad, toda la criminalización de los bancos que se haga es poca.

#10
15-01-2017 / 12:02
JonS
Puntuación 0

¡ Que le llamen populismo hipotecario al derecho de las personss a no ser robadas por los bancos, hay que tener valor !

#11
15-01-2017 / 14:04
Javier_227
Puntuación 0

Pobres bancos, me parten el corazón.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 110,02 +0,73 +0,66%
FRA 47,68 +0,57 +1,20%
ITA 161,33 +0,75 +0,47%
GRE 671,84 -1,68 -0,25%
POR 347,21 -1,01 -0,29%

Ecotrader



Evasión

Abalón: el nuevo percebe gallego

Abalón: el nuevo percebe gallego

Abalón: el nuevo percebe gallego



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens