Así es el tobogán de 28 metros que promete la alegría

Por EFE | 29/12/2017 - 10:00
Imágenes: EFE

Un tobogán-escultura de 93 pies (más de 28 metros) de alto, que produce a quien se atreve a deslizarse por él alegría o una sensación "entre la delicia y la locura", es una de las atracciones navideñas de este año en el sur de Florida (EE.UU.).

El artista belga Carsten Höller, radicado en Suecia y conocido por sus obras de gran formato en espacios públicos, es el creador de la Aventura Slide Tower, que fue inaugurada el 15 de diciembre en un centro comercial de Aventura, ciudad del condado de Miami-Dade.

"El estado emocional que se produce al deslizarse por un tobogán es una condición única que fue descrita por el escritor francés Roger Caillois como 'una clase de pánico voluptuoso que se sobrepone a una mente no obstante lucida'", señala el artista en el texto de presentación de la Aventura Slide Tower.

De una manera menos intelectual, Yamila Garayzar, vicepresidente de ventas y marketing de Turnberry Associates, propietaria del Aventura Mall, define a este tobogán con forma de espiral como una "promesa de alegría". "Cuando llegues abajo, te estarás riendo", añade.

Lo que está claro por las largas filas de niños y adultos que esperan su turno para ascender las escaleras que llevan a la cima de la estructura metálica, para luego disfrutar del descenso por el tobogán de formas sinuosas, es que quienes acompañan a otros a comprar en el centro comercial han encontrado la manera de no aburrirse.

Höller dice que cuando hizo su tobogán pensó también en los que no se atreven a deslizarse pero disfrutan viendo a otros hacerlo.

El tobogán forma parte de un proyecto de expansión del Aventura Mall por valor de más de 200 millones de dólares.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter