Viajar

Así es el nuevo funicular más empinado del mundo

El pasado fin de semana, el complejo alpino de Stoos, población ubicada a 50 km al sur de Zurich en el cantón Schwyz, inauguró el funicular más empinado del mundo, el Schwyz-Stoos, que conecta el valle cerca de Schwyz (562 metros de altura) con el pueblo de montaña de Stoos (1.360 metros de altura).

Este funicular, formado por dos líneas de carruajes que se asemejan a barriles de cerveza, recorre una ruta de 1547 metros de largo y cubre un desnivel de más de 700 metros. En este trayecto parte de una inclinación de 0 ‰ hasta alcanzar en los tramos más empinados una inclinación máxima de 1110 ‰, correspondiente a 47,98º.

El Schwyz-Stoos tiene dos vehículos que transportan a 136 personas cada uno, alcanza velocidades de 36 kilómetros por hora, cada viaje dura cuatro minutos, y por hora es capaz de transportar a 1.500 personas.

Inaugurado el pasado 15 de diciembre, este funicular reemplazó a uno más antiguo que había operado desde 1933. Fue proyectado hace más de 14 años, su construcción requirió 44,6 millones de euros y necesitó de dos referendos en las comunidades Schwyz, Morschach Muotathal para su puesta en marcha.

El tren cremallera más empinado del mundo

 Debido a su encrespada geografía, el país helvético es líder mundial en tecnología para el transporte por montaña. Un gran ejemplo, además de este funicular, es el tren cremallera que une la localidad de Alpnachstad con el monte Pilatus (2.073 metros sobre el nivel del mar). Con una pendiente del 48%, este tipo de trenes utilizan una rueda dentada que se acopla mecánicamente a un riel equidistante a los rieles habituales en los instantes en que la pendiente supera el sistema de adherencia entre carril-rueda. Siga aquí leyendo la noticia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias