Un hotel de hielo en Suecia que hará las mieles de los más aventureros

Por María Sempere | 9:45 - 6/12/2017

En plena Laponia sueca, los viajeros que adoren el turismo de aventura pueden descansar en un icehotel de los de verdad. Conocido como Jukkasjärvi, este hotel está completamente formado por bloques de hielo que deben construirse cada temporada ya que, al llegar los deshielos de la primavera, el hotel desaparece casi por completo.

Disfrutar de una aventura en el Círculo Polar Ártico no es algo que esté al alcance de todos los bolsillos. Aquellos aventureros que puedan permitirse una experiencia similar deben conocer uno de los hoteles más llamativos y extravagantes del mundo.

El hotel Jukkasjärvi está construido de la forma más efímera que nadie pueda imaginar, muy cerca del río Torne, en la Laponia sueca. De hecho, las aguas congeladas de este río son las que sirven cada año para dar forma al hotel de hielo. Además de esto, se extraen los bloques de hielo del río para crear todo tipo de esculturas artísticas, que se distribuyen por las distintas habitaciones y zonas comunes del famoso icehotel.

Así es el hotel de hielo Jukkasjärvi

La idea de este hotel efímero surgió en la década de los ochenta, cuando tan solo estaba formado por un iglú en medio de la nada. El éxito del establecimiento fue tal que poco a poco se ha ido reinventando para llegar a ser lo que se puede visitar en la actualidad.

Hoy en día el hotel Jukkasjärvi está construido sobre unos 4.000 metros cuadrados, distribuidos entre las famosas habitaciones heladas, algunas cabañas de madera con el techo transparente, que permiten contemplar las auroras boreales, un bar y una sala de cine.

En el interior de las gélidas habitaciones del hotel la temperatura es de unos 7 grados centígrados bajo cero, una sensación mucho más agradable que la del exterior que puede alcanzar los 20 grados bajo cero. Obviamente, los responsables del establecimiento han tenido todo en cuenta y existe una habitación con las paredes de madera, donde los huéspedes pueden entrar en calor.

La temporada para disfrutar de las maravillas de este hotel de hielo comienza en diciembre y finaliza con el deshielo primaveral, cuando gran parte de las construcciones se derriten, dejando un paisaje muy diferente.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter