Moscú: la vida en una de las ciudades más caras del planeta

Por María Sempere | 10:37 - 25/09/2017

Todos los países tienen una ciudad, que suele coincidir con la capital, en la que el coste de vida es más elevado de lo habitual. En el caso de Rusia es exactamente igual. Moscú se ha convertido en la ciudad de moda y además es la más grande del país.

Los cambios sufridos en el país en los últimos tiempos se han visto reflejados en la ciudad, y a pesar de que la forma de vida en Rusia rozaba la austeridad hace unas décadas, ahora parece ser todo lo contrario. Moscú cuenta con todas las comodidades y servicios necesarios para tener un estilo de vida de calidad, algo que se ha traducido en los precios, convirtiéndose en una de las ciudades más caras del mundo.

¿Cuánto cuesta vivir en Moscú?

A la hora de plantearse trasladare a vivir a Moscú, no sólo habrá que tener en cuenta el precio de la vivienda. Otros factores como el precio de los alimentos, el transporte que se quiere utilizar en el día a día en incluso las opciones culturales y de ocio existentes, son de gran importancia

Lo primordial es la residencia. Alquilar un piso en la capital rusa puede oscilar entre los 250 dólares mensuales, en el caso de compartir con otras personas y seguramente en barrios más alejados del centro; y 2.000 dólares en al caso de viviendas de alta calidad, más amplias y ubicadas cerca del centro.

Alimentos asequibles

Una buena noticia es que los alimentos no son caros y el precio de la compra será similar al que hay en España. Rusia es un país con muchos productos propios de gran calidad a precios económicos. Disponen de pescado fresco, verduras y carne autóctonos. Eso sí, los productos importados son más caros, como en todos los sitios.

A la hora de consumir productos y servicios fuera de casa y más relacionados con el ocio, como tomarse algo en una cafetería o bar, los precios son ligeramente más elevados que en España, pero no disparatados. Un café cuesta entre 2 y 5 dólares y comer o cenar entre 20 y 30 dólares, algo bastante permisible.

Pero no hay que olvidar contemplar también la opción del transporte, ya que Moscú ante todo es una ciudad enorme en la que no es fácil ir a pie de un sitio a otro.

Lo normal es desplazarse en coche, pero el más barato y se segunda mano no costará menos de 2.000 euros. Si se trata de uno nuevo el precio puede llegar a ser disparatado. Lo mismo sucede con la gasolina, que no es precisamente económica. Al mes el usuario se gastará un mínimo de 80 dólares. Así que alquilar un coche puede ser otra de las opciones, uno normal puede salir por 30 dólares diarios y uno de lujo por 600.

Salir a tomar algo por la noche en Moscú también es más caro que en España. Dependiendo del tipo de copa que se quiera consumir variará el precio, pero este no será inferior a 5 dólares y además la mayoría de los locales cobran por entrar un precio de cerca de 10 dólares.

Si se está residiendo en Moscú, otra de las opciones de ocio que existen, que se convierten en obligatorias, es visitar el famoso Teatro Bolshói. La entrada oscila entre los 80 y los 120 dólares.

Queda claro que vivir en Moscú no es barato y que trasladarse a esta ciudad es algo que en la mayoría de ocasiones sólo pueden permitirse los dueños de grandes fortunas.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

1
25-09-2017 / 17:26
Pakito Shocolatoide
Puntuación -2

Es más barato que Buenos Aires con diferencia.



Evasión en Twitter