El Louvre Abu Dhabi tiende puentes entre civilizaciones

Por elEconomista.es | 9:06 - 9/09/2017
Foto: eE.

Ya hay fecha de apertura. Se ha conocido esta semana, y los aficionados al arte se apuntan en sus agendas la inauguración del Museo Louvre de Abu Dhabi: el sábado 11 de noviembre de 2017. Gracias a un acuerdo llevado a cabo hace una década -entre el propio museo Louvre parisino, el gobierno francés y el de Abu Dhabi- la isla Saadiyat de la capital de Emiratos Árabes Unidos acoge este nuevo centro de arte -el primer museo universal en Oriente Medio- que, ya a priori, se revela como un templo que pretende aunar diversas civilizaciones.

Muchas son las razones por las que, confirmando todos los augurios positivos hechos hasta la fecha, este nuevo centro se acabará por convertir en un pilar internacional en cuanto a cultura se refiere. Entre sus casi 700 obras expuestas -divididas entre las propias de su colección y los préstamos recibidos de importantes instituciones culturales francesas como el propio Louvre de París, el Museo de Orsay o el Centro Pompidou- figuran obras de Monet, Van Gogh, Leonardo Da Vinci o Picasso.

El nuevo Museo Louvre de Abu Dhabi pretende que sus visitantes experimenten un viaje a través de la historia, desde el comienzo de la misma hasta el entorno globalizado en el que vivimos hoy. En total, sus galerías compondrán 12 capítulos, iniciando el recorrido con piezas de origen prehistórico, hasta llegar a obras de arte contemporáneas. Como ejemplo, los visitantes descubrirán un brazalete de oro con figuras de leones realizado en Irán hace casi 3.000 años, también una esfinge griega arcaica, un broche hecho en Italia en el siglo V, y así hasta llegar a una pieza escultórica llamada fuente de luz realizada recientemente por el artista chino Ai Weiwei.

Y precisamente, la luz se ha convertido en un elemento esencial en el diseño arquitectónico del Louvre de Abu Dhabi. Agua y luz se dan la mano en esta propuesta ideada por el arquitecto y diseñador francés Jean Nouvel, ganador en el año 2008 del prestigioso Premio Pritzker. Por su parte, el complejo museológico -detrás de cuya construcción se encuentra la constructora española Sanjose, junto a Arabtec- se hizo en el 2015 con un Premio de Diseño Identity. Desde luego, esta construcción faraónica -de 64.000 metros cuadrados- marcará un antes y un después. Descubrir la edificación -en la que Nouvel ha querido combinar la arquitectura más actual con recursos tradicionales de la región- es toda una experiencia en sí misma. El agua que envuelve el lugar lo convierte en algo así como una isla de cultura. Y su imponente cúpula, de 180 metros de diámetro, que se inspira en las hojas de palmera entrelazadas que cubren algunas edificaciones árabes, así como en las celosías tipo mashrabiya, compone un oasis de luz.

Cronología

2012, Contrato para construir: Se adjudica un contrato al Grupo Sanjose de 505 millones de euros para construir el nuevo Louvre, con Arabtec.

2013, 'Luchar' contra el agua: Para evitar los perjuicios provocados por el agua se instalan membranas impermeables, entre otros sistemas.

2014, Una gran cúpula: Se trabaja en la cúpula, de 7.000 toneladas, ya sobre torres de hormigón. Se construyen los edificios principales.

2015, Acceso y detalles: Para facilitar el acceso a la isla, se construye un túnel de 1,2 kilómetros. Se fija el revestimiento de las paredes y en la cúpula se instalan 7.500 estrellas de aluminio.

2016, Un museo sobre el mar: Se pasa a 'inundar' las instalaciones del museo para ofrecer la sensación de que está flotando en el mar.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter