Así es Sylt: una visita a la Alemania del lujo y la ostentación

Por María Sempere | 9:18 - 11/09/2017

Sylt es conocida como la Reina del Mar del Norte. Se trata de la mayor de las islas Frisias, con una dimensión de tan solo 100 kilómetros cuadrados. Esta isla, ha sido comparada en multitud de ocasiones con los famosos Hamptons de Nueva York, debido a la cantidad de ricos y famosos que pasan sus vacaciones de verano en ella.

El lujo se concentra en esta isla sin parangón. Además de prados verdes y paisajes verdaderamente bucólicos, Sylt, tiene las mejores playas de Europa. De hecho, sus elevadas dunas de arena blanca forman parte de los Patrimonios de la Humanidad que otorga la Unesco.

La isla mide solo 38 kilómetros de largo, por lo que recorrerla en una jornada es facilísimo. Para ubicarla solo tenemos que colocarnos frente a la frontera entre Dinamarca y Alemania.

Un acceso complicado a la isla de Sylt

Quizás ese halo misterioso que acompaña a la isla de Sylt se debe a su dificultad para acceder a ella. Desde Alemania es posible llegar a Sylt a través del corredor ferroviario de principios del siglo XX. Este acceso solo permite llegar en tren, donde se puede embarcar el coche. Otra opción es llegar por aire, pero los vuelos son escasos. Por último, si estás en Dinamarca, también cabe la posibilidad de tomar el ferry hasta la isla.

Al llegar, lo primero que se percibirá es el encanto de un lugar en el que los lujos se cuentan por miles. En Sylt sobran los coches, para disfrutar de la auténtica naturaleza autóctona. Aunque también es cierto que sus calles más emblemáticas están plagadas de cochazos de última generación. Las tiendas de lujo se integran perfectamente en esta isla, ofreciendo a los millonarios visitantes todos los productos más actuales.

De los cuatro pueblecitos o barrios que se esconden en Sylt, Kampen es el más lujoso. Aquí es donde se ubican gran parte de los comercios premium y donde más coches de lujo se pueden ver por metro cuadrado. Westerland, sin embargo, es la capital. Aquí es posible acceder a gran parte de los servicios de la isla.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter