Las playas del país del sol naciente, un paraíso natural

Por elEconomista | 9/08/2017 - 6:00

Aunque en el imaginario colectivo Japón no destaca por ser uno de los principales destinos de sol y playa, lo cierto es que el país nipón alberga numerosos parajes de aguas cristalinas y arena blanca y fina. Turismo de Japón hace un recorrido por las playas más espectaculares de su geografía, las cuales pueden embaucar a los más exigentes amantes de la naturaleza y los deportes acuáticos.

Quizás no es habitual que, cuando pensamos en playas de agua cristalina y fina arena blanca, se nos venga a la cabeza la imagen de Japón. Quizás tendemos más a imaginar playas tan presentes en el imaginario colectivo, como las propias del Mar Caribe. Sin embargo, estos atributos, tan apetecibles en fechas de altas temperaturas, son realmente característicos de las zonas costeras del país nipón. ¿Por qué no? Quizás, un verano de estos -o este mismo, quien sabe...- se nos antoje cambiar las estupendas playas de nuestro país por las lejanas y exóticas islas japonesas. En la variedad está el gusto, dicen...

Turismo de Japón ha seleccionado un conjunto de destinos que pueden hacer las delicias de los aficionados al turismo de sol y playa. Y no solo eso, puesto que los amantes de la naturaleza y de deportes tan extendidos como el snorkel, el submarinismo o el senderimo también encontrarán en el país del sol naciente un gran aliado.

Este recorrido por las playas más destacadas de Japón comienza por Okinawa y las islas del suroeste. Éstas, como explican desde Turismo de Japón, podrían ser catalogadas como "de otro mundo", pues sus arrecifes de coral, su paleta de azules y sus aguas cristalinas componen una magnífica postal.

La más bella del país

A 300 kilómetros al sur de Okinawa se encuentra la isla de Miyakojima, que puede presumir de contar con una de las playas más bellas de Asia: la de Yonahama Maehama. Y es que esta playa, formada por siete kilómetros de extensión de arena blanca y muy fina, se ha posicionado durante tres años consecutivos -2013-2015- en el primer puesto de las diez mejores playas de Japón de la web TripAdvisor. Además, el color verde que caracteriza a las plantaciones de caña de azúcar junto a su mar esmeralda permitirán al visitante soñar que se encuentra en el mismísimo paraíso. La natación, el buceo y el triatlón -cada abril se celebra allí un campeonato internacional de esta disciplina- son los deportes más practicados en Yonahama Maehama.

Una noche mirando al cielo

La playa de Nishihama, por su parte, fue reconocida el pasado año como la segunda mejor playa de Japón, también por TripAdvisor. Este paraje se caracteriza por su tranquilidad. Más de 12 kilómetros cuadrados que están considerados como lugar ideal para observar con precisión un buen número de constelaciones.

Cómo tocar las estrellas

Y si Nishihama es perfecta para contemplar las estrellas en una mágica noche de verano, Kaijihama permite "tocarlas". Y es que esta playa sorprende por la peculiar forma que tiene su arena. Agarrar un puñado implica encontrar que en las palmas de la manos tenemos diminutas estrellitas. Todo una sorpresa que sacará una sonrisa a grandes y pequeños. Y es que, como aseguran desde Turismo de Japón, esta playa está también recomendada para ir en familia.

Para los amantes del buceo

La bahía de Kabira, ubicada en la isla Ishigaki, es un espectacular destino que cuenta con tres estrellas en la Guía Verde Michelin. Así lo describe la citada guía: "Las aguas de la idílica bahía de Kabira están pobladas por impresionantes mantas rayas que atraen a numerosos submarinistas. Sus arrecifes albergan la mayor concentración de corales de Japón, con más de 215 variedades. El lugar es conocido asimismo por el cultivo de la perla negra. Podrá dar un paseo en un barco con fondo acristalado o disfrutar de la playa de Sukuji, al oeste".

Otro destino de lo más adecuado para todos aquellos amantes del buceo son las islas Kerama-jima. El color esmeralda de sus aguas cristalinas sorprende a cualquier visitante. A su alrededor, una poblada naturaleza que se convierte en un atractivo distintivo para el lugar. La isla más grande se denomina Tokashiki-jima y destaca por sus largas playas de arena blanca salpicadas con coral.

También Amami shima -isla semitropical en el archipiélago de Ryukyu- y la playa Hakuto -ubicada en la localidad de Tottori y conocida como la playa del conejo blanco, debido a una leyenda ancestral- se caracterizan por ser un destino top para practicar buceo.

Playas de colores

Como explican desde Turismo de Japón, la playa de Chirihama es ideal para disfrutar en cualquier época del año. Este lugar, repleto de color y cambiante en las distintas estaciones del año, se podría definir como turística y activa.

Por su parte, la playa Goshikihama, también conocida como la playa de los cinco colores, es ideal para contemplar románticos atardeceres. Su peculiar apelativo se debe al conjunto de guijarros que la pueblan, de color ámbar, azul y blanco. Es normal que muchos aficionados a la fotografía quieran dejarse caer por allí para disparar con sus flashes. Sin duda, una postal de lo más bella..

Y para terminar, cabe destacar la denominada playa Kochi, bautizada también como el río espejo debido a sus aguas cristalinas. Allí, además, es posible degustar un rico pescado fresco que hará las delicias de cualquier gourmet.

Desde luego, con tal variedad de playas, Japón puede ser el destino perfecto para este verano.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

1
10-08-2017 / 10:00
Contador Geiger
Puntuación 1

Además, por el mismo precio, recibes las dosis de radiación suficiente para salir de tus vacaciones con 4 brazos, dos tetas nuevas (los hombres también) y dos branquías acuáticas supranasales.

Si no te salen, te devuelven el dinero.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter