El residencial de lujo de moda este verano en Portugal

Por Evasión | 4/08/2017 - 12:02 Actualizado: 13:31 - 4/08/17

Portugal ha pasado de ser un destino poco apetecible y considerado como el 'hermano pobre' de España a convertirse en el lugar de moda y destino de ricos y famosos. Primero fue el Algarve, al sur del país, y luego Peniche, más al norte, las zonas que atrajeron la atención de los turistas. Ahora hay una nueva área de moda.

A apenas una hora de Lisboa y accesible cruzando el río Sado en ferry desde Setúbal, se encuentra Tróia, una península con 15 kilómetros de playas vírgenes, espectaculares parques naturales y más de 600 especies naturales. Tras un intento fallido de desarrollo turístico invasivo basado en grandes torres de acero en los 60, el lugar se ha convertido en el destino de exclusivos turistas que buscan un entorno natural apenas modificado por la mano del hombre y con cierto toque bohemio.

Amantes de los deportes náuticos y de la naturaleza -es fácil ver delfines en las aguas que rodean la península-, estos turistas VIP acuden a Tróia para pasar unos días en una zona inexplorada, donde vivir al máximo la naturaleza en un punto donde se unen el Océano Atlántico, el Parque Natural de Arrábida y el estuario del Sado. Un lugar además Monumento Nacional desde 1910 gracias a las ruinas romanas que alberga, pues Tróia fue uno de los puntos clave para la industria alimentaria del Imperio Romano en Portugal gracias a sus factorías de salazones y sus termas.

Y para satisfacer a esta demanda turística nació Troia Resort, una zona residencial de casas adosadas y exclusivas villas respetuosas con el entorno y alejadas de las cuatro torres que permanecen en pie en la zona. 

Se trata de una urbanización de baja densidad dividida en las Villas Atlánticas, 96 villas de lujo con vistas al campo de golf y a primera línea de playa; y las Ocean Village, 90 villas adosadas y pareadas. 

Las primeras son increíbles propiedades de tres habitaciones pero entre 1.150 m² y 2.850 m² y con piscina privada que se pueden alquilar desde 450 euros la noche o, si el visitante se enamora del lugar, comprar desde 359,000 euros.

Las Ocean Village, por su parte, se dividen en varios tipos. Están las Land Beach Houses, casas de dos habitaciones y 200m2 cuyo precio de venta es de  629.000 euros y de alquiler de 200 euros por noche; por otra parte están las Light Houses, de 196 m2, dos habitaciones también, sauna y dos terrazas: una inferior con porche y piscina privada y otra superior con vistas al mar. Su precio de venta es 699,000 euros. 

Por otra parte, dentro de las Ocean Village, están las Time Houses, de 196 m2 y dos habitaciones. Se venden por 494,000 euros y se alquilan desde 200 euros la noche. 

Todas la villas tiene acceso a unas zonas comunes con un paisajismo donde la mano del hombre apenas ha intervenido y los propietarios y huéspedes disfrutan de servicios exclusivos como el servicio de mantenimiento, limpieza y jardinería o una zona especial para ellos en el Beach Club.

Además, podrán realizar rutas por los alrededores con picnic incluido, catas de vino, visitas privadas a las ruinas romanas, clases de golf, torneos de tenis y pádel, clases de yoga, de surf, tener entrenador personal o terapias de bienestar. Es más, cada  miércoles hasta el 30 de agosto se organizarán al atardecer sesiones amenizadas por fado y mu?sica portuguesa, americana, francesa o ritmos africanos  para disfrutar de la caída del sol.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter