Solo en una isla desierta: las vacaciones que organiza el náufrago Álvaro Cerezo

Por Yago Gantes | 12/07/2017 - 10:21

Álvaro Cerezo es un economista español apasionado por la supervivencia que decidió fundar hace siete años Docastaway, una agencia de viajes que da la oportunidad a sus clientes de estar solo en una isla desierta. "Cuando terminé la carrera me di cuenta de que no había ninguna agencia de este tipo y me lancé", explica a Evasión.

Esta pasión por los entornos naturales y desiertos comienza en su infancia. Cuando era tan solo un niño, durante sus vacaciones familiares en la zona de la Herradura, en la costa del Sol, pasaba horas explorando las diferentes calas que encontraba y descubriendo sus "primeras islas privadas". La conexión con esta localidad granadina es absoluta, es el lugar donde acude cada vez que vuelve a España y el lugar desde donde ha hecho esta entrevista.

Esta afición por la exploración de territorios deshabitados no terminó en su niñez y pronto comenzó a visitar islas por todas partes del mundo para vivir casi como un náufrago. Así, este malagueño licenciado en Económicas se decidió a crear una compañía que organizase el tipo de viajes que le gustaba vivir a él. Siete años después de ese momento, Cerezo está satisfecho por el recorrido y aunque no aspira a hacerse millonario, "es un negocio que me da para vivir y conocer sitios".

Docastaway ofrece la posibilidad de pasar unas vacaciones en una isla desierta en los archipiélagos tropicales más remotos e inhóspitos del mundo. Su objetivo es garantizar la exclusividad de estas playas desiertas evitando en todo lo posible la coincidencia con otras personas. Esta experiencia además se puede vivir en su versión Modo Aventura, un formato cuasi-náufrago, o en la opción Modo Confort, para para aquellos amantes de las islas desiertas que quieran disfrutar al máximo de ellas pero manteniendo unos niveles de comodidad y de lujo. Según la opción, el precio variará desde los 1.500 euros a los 6.000 por persona y semana.

La mayor parte de las islas que pone a disposición Docastaway están en Indonesia y Filipinas porque es una zona relativamente barata para viajar y la mano de obra es más económica. La clientela, por su parte, es sobre todo de EEUU, Europa y de un amplio espectro social según el modo de experiencia elegido.

Alguno de los clientes más fieles de Docastaway, cuenta Álvaro Cerezo, es Ian Argus Stuart, un millonario que en los últimos dos años ha estado en varias islas desiertas pasando un total de 180 días en solitario y sobreviviendo de la naturaleza. Este 'náufrago' pasa de viajar en primera clase a luego tirarse a dormir en el suelo y recoger comida que se encuentra flotando en el mar. Pero durante su estancia no olvida mantener sus inversiones en bolsa.

También un famoso empresario francés, Gauthier Toulemonde, decidió irse a una islas desiertas para seguir dirigiendo sus negocios de manera remota. Y Dominik, un banquero suizo que ha estado sobreviviendo en dos islas desiertas diferentes, teniendo la enfermedad autoinmune (LUPUS).

Así sobrevive Álvaro Cerezo

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter