Una noche en familia entre tigres de bengala

Por Evasión | 12/07/2017 - 10:03

El centro de conservación de vida salvaje Lympne Wild Animal Park, en Kent (Reino Unido), ofrece la posibilidad de dormir junto a la zona de los tigres en la cabaña Tiger Lodge. Un espacio perfecto para pasar un fin de semana en familia. Eso sí, por 800 libras la noche.

Tiger Lodge es un espacio de estilo rústico que tiene dos amplios ventanales, uno en el salón y otros en la habitación principal, para observar de cerca la vida animal casi en estado puro y con los tigres de bengala como protagonistas. También cuenta con una espaciosa terraza con vistas a toda la reserva en el lado opuesto al cerco de los tigres.

Esta cabaña está acondicionada con una televisión 4K, un avanzado sistema de sonido, chimenea y tiene acceso al restaurantes Babydoll's, especializado en cocina italiana. Además, los huéspedes tendrán un pase VIP a una visita guiada a toda la reserva antes de que se abra al público.

Port Lympne Reserve es el hogar de más de 700 animales y 88 especies que están cuidados según los valores de la Fundación Aspinall. Una organización benéfica británica que trabaja para promover la conservación de la vida silvestre. Creada por John Aspinall en 1984, su compromiso es la conservación, a través de la cría en cautividad, la educación y la reintroducción.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

1
12-07-2017 / 11:25
carlota
Puntuación 2

Y estos tigres, que en su pais estan en peligro de extincion, ¿tambien los han robado los Britanicos???

Una vuelta por el Museo Britanico y es la obra de piratas durante muchos años, robando y saqueando los tesoros de los paises que pisaban.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter