De mina de pizarra a el mayor parque de camas elásticas subterráneo: así es Bounce Below

Por Evasión | 28/06/2017 - 8:57

Las minas de carbón y otros minerales están pasando a mejor vida en los territorios de tradición tan minera como son las regiones del noroeste de España o Portugal y son muchas las iniciativas que tratan de convertir estos parajes en destinos turísticos de interés. Gran Bretaña es otro país de gran tradición minera que pasó por está situación y como ejemplo de reconversión está Bounce Below: una antigua mina de pizarra transformada en un parque temático de camas elásticas.

Ubicada en la ciudad de Blaenau Ffestiniog, en Gales del Norte, esta antigua mina comprende un recinto de 3.000 metros cuadrados que se distribuyen en más de 250 cavernas y túneles que recorren distancias de más de 40 kilómetros. La época de mayor esplendor de esta cantera fue en el siglo XIX cuando se extraían medio millón de toneladas de roca al año.

Tras unos cuantos años abandonada, la compañía Zip World reabrió la mina en 2013 en forma de una parque de recreo de camas elásticas, toboganes, tirolina y por supuesto un tren. Algunas de las atracciones más espectaculares se encuentran a 55 metros de altura y todo el recinto está decorado con más de 5000 luces LED de diferentes colores que dan un aspecto irreal, semejante al de un videojuego.

Desde entonces, este recinto se ha convertido es un destino turístico obligado de la zona y perfecto para familias. En 2015 acometió otra reforma que incorporó cuatro toboganes nuevos, seis nuevos niveles de camas elásticas y 400 metros más de exploración.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter